El perro de Pavlov...

Escrito por el 26 de enero de 2009

Desde que tengo uso de razón, varias de las cosas que hago son por inercia. Inercia que yo le achaco al conductismo al que fui sometido desde que me enseñaron a punta periodicazos en el hocico que los meados van en el retrete y no en la cama; o cuando, ya dominada mi técnica de estímulo-respuesta, descubrí que si vomitaba antes de ir a la escuela me ganaba un permiso para faltar a clases...

(Mi técnica guacareadora la aplicaba unas cinco veces al mes con excelentes resultados, me quedaba jugando con mi Super Nintendo todo el día, tragaba como puerco y hacía lo que más me gusta: echar la güeva. Pero no todo podría salirme bien siempre, mi técnica dejó de funcionar en tercero de primaria cuando mi madre descubrió el dramamine y dejó de creer que realmente me sentía mal, mandándome todo jodido a la escuela.)

Muy aparte de mi técnica guacareadora. Descubrir cómo funciona el condicionamiento es una de las mejores cosas que me han pasado, ya que a través de eso pude manipular a más de una persona y lo puedo seguir haciendo. Pero ésa, es otra historia.

Considero que gran parte de lo que he aprendido, lo he aprendido a punta de duros topes contra la realidad. Por lo que si hoy no me gusta dejar las cosas sin resolver, es porque entendí que es mejor tener la cola limpia que andar con comezón todo el día.

Siguiendo mi costumbre de usar este blog con meros fines terapéuticos, escribo esto porque me he dado cuenta que soy una víctima letal del conductismo. Así que, sin importarme si mi interpretación pavloviana es errónea, he aquí una breve lista de condicionamientos de los que, según yo, varios hemos sido víctimas y que funcionan como perfectos pretextos a la hora que alguien nos reclama nuestra actitud:

  • No es que sea un borracho, entendí que después de unas cuantas cervezas la vida comienza a verse más bonita. Y que perdiendo la cuenta logras lo que los monjes del tíbet predican: desprenderte de tí.
  • No es que sea un perro en carnicería, entendí que enamorándome de muchas no sufriría por la pérdida de una.
  • No es que no me guste pedir ayuda, simplemente aprendí que: "No hay mejor persona para limpiarte el culo después una gran cagada que tú mismo". Los ayudantes luego sirven nomás pa' embarrar más tu gran caca.
  • No es que no entienda de razones, entendí que los pendejos nunca tienen razón.
  • No es que sea dramático, entendí que no hay mejor manera de chingar al prójimo.
  • No es que odie las caricias, es sólo que siempre que una mano se me acercaba era para soltarme un buen madrazo.
  • No es que no me gusten los abrazos, me cansé de sentirme apretado por el aire.
  • No es que no sepa acariciar con las palabras, entendí que la lengua funciona mejor para otras cosas.
  • No es que no me tome la vida en serio, entendí que es mejor tomar cerveza.
  • No es el no saber lo que quiero, es el querer que no lo sepas.
  • Si soy un soñador es porque las veces que he vivido la realidad nomás no encuentro mi nombre en ningún lado.
  • No soy un degenerado, un buen trasero es como una campana... cada que se menea, me hace salivar.
  • Si mando a la chingada todo sin pensar, es porque aprendí que lo que realmente vale la pena conservar no se tiene ni que pensar (bomba!).
  • No soy agresivo, comprendí que es mejor golpear y después preguntar. Sólo así sale la verdad.
  • No es que no brille en sociedad, es que tú no sabes lo que significa ser finísimo.
Sé que he ignorado varios puntos, pero espero no ser el único que se siente como perro pavloviano y que me puedan decir qué se me pudo haber olvidado mencionar. Sé que el post tal vez no tiene ni pies ni cabeza, por lo que ahí les va una de mis efímeras conclusiones:
Si no hay cerebro, hay putazos. Y si hay putazos, hay verdades. Ergo, la verdad llega de putazo.
P.D.: Me alquilo para experimentos relevantes.

11 Comentarios

  1. ¿las campanas te hacen salivar?

    ResponderEliminar
  2. No, las campanas hacían salivar a los perros de Pavlov... fue algo retórico, según.

    ResponderEliminar
  3. Tienes toda la razón, pero si hasta sonó a canción de arjona

    'No es el no saber lo que quiero, es el querer que no lo sepas'

    Muy chido post

    ResponderEliminar
  4. Ja.
    Me encantó este post.

    Estoy de acuerdo contigo. Nuestras conductas actuales son resultado de un largo camino de condicionamientos.

    ¿Así que eres de aquéllos que aprendieron por condicionamiento, que tener muchas mujeres suaviza el trancazo de enfrentarse a la pérdida de una de ellas?

    Bien.

    ResponderEliminar
  5. jajaja por andar con mis pedos existenciales me habìa perdido de este post y me enkanto jajaja, me kago de la risa

    ResponderEliminar
  6. Woow...
    Todos somos víctimas del conductismo, pero a la vez somos unos seres humanos, pendejos como nosotros presumimos que no hay dos.
    Aprendemos de cosas como las leyes de murphy, como que si ahi esta una piedra y nos tropezamos y nos rompemos el ocico, no tenemos que pasar por ahi.. pero ... que creen? por ahi andamos una y otra vez.

    Damos mordida, por que nos enseñaron que si no das mordida te sale peor.
    Mentimos por que sabemos que la realidad no le gusta a nadie.
    Fingimos una sonrisa, por que una estupida cancion decia que con una sonrisa podias comprar cosas que no se venden...
    .... y vivimos en este circo, por que, no hay un lugar mejor para vivir.

    Amigo, Te felicito por tu post.

    Escucho una campana ....para escribir pendejadas , pero no tengo ni donde, ni para quien.

    Pd.- Que pendejo el que no haya entendido una de las partes mas sublimes del post , la parte del trasero y salivar.

    ResponderEliminar
  7. Ajajá!

    Quiero leerte cuando llegue Julia a tu vida.
    ;)

    Me pongo de pie.
    Mi tío qepd fumaba mary jane escuchando tremendísima banda.

    ... Algún día yo lo haré también.
    Por los buenos tiempos!

    Saaaalud....ossssss!!!!

    ResponderEliminar
  8. jess: ¿Qué Julia? ¿Qué banda? ¿Quién soy? ¿Dónde estoy? MAMAAAAAÁ.

    ResponderEliminar
  9. Tranquis, tranquis.

    No hace falta llamar a las máximas autoridades ;)

    Pavlov's Dog.

    "Julia oh you're drivin me crazy
    But I'm a...I'm a part of your plans
    Oh just a man while your dreams be
    You're just a part of me
    Oh please see how much how much you mean to me
    Please see how much how much you mean to me Julia." <-- esa Julia ;)

    Y.... tú eres.... el mero mole? ¿?
    Quiero creer!
    Exijo hablar con el original mero mole!

    PS.- Ya vi que estás requete cotizado ehhhhh? qué tal?? blog revelación del año!
    Vientos, esa es toda la actitud!!

    Saludosssssssss!!!

    ResponderEliminar
  10. jess: Ya escuché la canción, acepto mi ignorancia... no la había escuchado, escúpeme (ves? soy el original). Jajaja. ¿Cotizado? ¿Blog Revelación? Naaaaaaaahhh.

    Saludísimos y ojalá esa Julia llegue pronto.

    ResponderEliminar
  11. Esa Julia es todo un himno a mi infancia.
    No había día que no la escuchara.

    ... Me hubiera gustado llamarme Julia.... si llego a tener una hija, no sabré si nombrarla Julia o Jess.....

    jajaja modestia aparte pequeño!!

    ... y verás que llegará más pronto de lo que crees.... lo presiento ;)

    Saludosssssssss!

    ResponderEliminar

Su opinión es muy importante para mi ego.

NOTA: Debido al spam, se moderan los comentarios en entradas antiguas.