De la aceptología y la maldad de una fémina...

Escrito por el 6 de febrero de 2009

ADVERTENCIA: Post largo y terapéutico. Podría ser calificado como de superación personal, pero sin intención de convertirte en mejor persona.Quédate, soy el nuevo OG Mandino.

Estaba yo ayer haciendo cosas harto importantes, cuando de repente un destello en la barra de inicio me indicaba que alguien me había hablado vía messenger (mi estado estaba en "No Disponible").

La persona en cuestión es alguien con quien hubo conflicto de intereses, ya saben la relación nalgas-corazón y que, por lo tanto, ya no nos llevamos tan chido como antes (sí, me dijo: no eres tú, soy yo). El punto es que esta mujer, en su afán por disimular que nada pasó y querer ver si podíamos platicar como antes, me mandó un enlace para que leyera qué pedo con la aceptología (después de leerlo me dí cuenta lo maquiavélica que es esta mujer).

Así que ahí me tienen, desde el principio supe que iba a ser seguramente una mamada como Los 10 puntos para ser feliz del Dr. Simi o como El memorándum de Dios. Y adivinen qué... le atiné.

Empecé a leer y aquél texto parecía una dura crítica contra mi persona, me quedó el saco, me cayeron las pedradas, fui mártir al continuar leyendo a pesar de que mis ojos comenzaban a sangrar, casi lloro... no es cierto, más adelante explico el por qué.
ACEPTAR LA REALIDAD ROMPE EL HECHIZO DEL SUFRIMIENTO Y LIBERA LA ENERGÍA DE LA ACCIÓN, LA CUAL GENERA UNA NUEVA REALIDAD.*
 *mis güeeeeevos en su arroz!
Según mi par de güevos y mi TDA, entendí que la aceptología es... básicamente... ser gris. Promulga a diestra y siniestra que las cosas son como son y que no las podemos cambiar, que para ser feliz tenemos que aceptar que todo pasa por mera enseñanza de la vida. Ésta nueva farsa se basa en la realidad real (jajajaja, escúpome) y en la realidad soñadora. La primera es aquella que es de a devis, que es neta, que SEGÚN no se puede cambiar y la segunda es donde entran los sueños, las metas, las ideas, el imaginarte cogiendo famosas, etecé... Por lo que, SEGÚN cuando aceptamos la realidad tal y como nos la deja caer el destino y renunciamos a todo aquello que queremos: Las cosas caerán del cielo por añadidura (cosa que a veces pasa, pero no siempre). Y si creen que invento, aquí una transcripción:
Con estas reflexiones, queremos mostrar que la realidad no es modificable. Lo que realmente sucede es algo totalmente diferente: Cuando dejamos de luchar para cambiar la realidad tal cual es, ya estamos listos... Listos para vivir una nueva realidad, porque la anterior ya nada más puede enseñarnos y se produce lo que la ciencia llama un fenómeno comprobado: Así como al mezclar hidrógeno y oxígeno, dos gases, se produce agua, también es científicamente comprobable que hay una nueva vida para quien logra aceptar totalmente su realidad presente, como algo que ya no necesita más...
Pero bueno, lo que más promulga la aceptología es la renuncia:
Hoy en día, la Renuncia se aplica en psicología, como una técnica para ayudar a las personas a superarse de diversos conflictos mentales, tales como la angustia, el estrés y el estado de pánico, o en las crisis emocionales o sentimentales. Pero ya no es necesario internarse en un monasterio ni escaparse del mundo, porque, indudablemente, ésta es una técnica de entrenamiento mental sustentada en el conocimiento filosófico y en la comprensión de la realidad de la vida, que bien puede practicarse en la cotidianidad.  
DE LA INTEGRACIÓN DE LA RENUNCIA CON LA ACEPTACIÓN, RESULTA LA PAZ ABSOLUTA DEL ESPÍRITU.
Y bueno, sí... La renuncia es efectiva cuando el afán por obtener unas nalgas domina tu vida, por ejemplo... O cuando el empleo que tienes no te da un buen salario... O cuando entiendes que ya no cabes por los toboganes del McDonald's.... ejhm... prrrrt!... volvamos al tema.

La renuncia es útil algunas veces. Sin embargo, con esta "nueva ciencia" nos proponen casi casi que seamos vegetales. ¿No me creen? He aquí la lista de las cosas a las que tenemos que renunciar pa' poder ser felices (resaltaré aquellas que nos atañen para demostrar la crueldad de la fémina en cuestión):
La Renuncia es el complemento perfecto de la Aceptación
RENUNCIA a prohibir que los demás hagan lo que necesitan para aprender.
RENUNCIA a imponer tus creencias, razones o verdades que puedas tener.
RENUNCIA a condenar las actitudes o comportamientos de los demás.
RENUNCIA a la cantaleta, cuando las cosas no salen como tú quieres.
RENUNCIA a replicar, ante aquello con lo cual no estés de acuerdo.
RENUNCIA a protestar, ante aquello que confronta tus conceptos.
RENUNCIA a suponer que puedan suceder cosas desagradables.
RENUNCIA a cumplir funciones que ya no te corresponden.
RENUNCIA a hacer justicia, por lo que te suceda a ti o a otros.
RENUNCIA a estorbar la evolución o las actividades de los otros.
RENUNCIA a ofenderte, por lo que los demás digan o hagan.
RENUNCIA a todo aquello que pueda alterar tu paz interior.
RENUNCIA a celar a las personas o a juzgar sus decisiones.
RENUNCIA a forzar a las personas para que estén contigo.
RENUNCIA a buscar culpables, por las cosas que sucedan.
RENUNCIA a oponerte a la realidad que la vida presenta.
RENUNCIA a impedir las experiencias de otras personas.
RENUNCIA a contradecir la opinión de ninguna persona.
RENUNCIA a sufrir, ante aquello que no puedes cambiar.
RENUNCIA a ser esclavo de las opiniones de los demás.
RENUNCIA a interferir con las decisiones de los demás.
RENUNCIA a angustiarte, por lo que no puedes manejar.
RENUNCIA a luchar, por conseguir lo que no necesitas.
RENUNCIA a sufrir, por aquello que no puedes hacer.
RENUNCIA a sostener tus posiciones ideológicas.
RENUNCIA a agredir a nadie, por ninguna razón.
RENUNCIA a defender la razón que creas tener.
RENUNCIA a preocuparte, por lo que no sabes.
RENUNCIA a sufrir, por lo que pueda suceder.
RENUNCIA a investigar quien te hizo daño.
RENUNCIA a que los demás decidan por ti.
RENUNCIA a temer, por tus seres queridos.
RENUNCIA a discutir, por ninguna cosa.
RENUNCIA a demostrar que tienes razón.
RENUNCIA a retener lo que no necesitas.
RENUNCIA a criticar a nadie ni a nada.
RENUNCIA a tu ego y a tu orgullo.

RENUNCIA A TODO AQUELLO QUE YA NO TE CORRESPONDE Y ENCONTRARÁS LA PAZ ABSOLUTA DEL ESPÍRITU
Si leen los puntos en rojo se darán cuenta de que soy poco menos que un ser primitivo, un animal sin principios. Soy terco, güevudo, pedero, burlón y pendejo. Y es aquí, estimados lectores y lectoras, donde nos damos cuenta de la maldad de esta mujer: Me hizo leer un texto lleno de pendejadas con tal de que llegara a los puntos en rojo y ver si soy capaz de renunciar a todo aquello por lo cual llegamos a discutir más de una vez. Quiere promover un cambio en mí para, entonces sí, echarse pa' 'cá (mamaciiiita).... Y pues, no...  ESO NO PASARÁ.

¿Hago mal? ¿Ya les quedó clara lo mala que es? Espero que sí.

Demostrada la maldad de la mamaciiita, retomemos... A continuación mi conclusión sobre la aceptología y el cómo un post terapéutico se convirtió en un post de superación personal:
Si debiéramos abandonar y renunciar a todo; no luchar por nada; dejar nuestra vida en manos del orden divino y ser prácticamente grises para ser felices...
¿Entonces para qué chingados fuimos provistos con un par de güevos (sí mujeres, ustedes también... pueden tener todos los que quieran)?
Dejo claro que no hice mucho research sobre aceptología, porque es una entre una infinidad de cosas que me valen v3rga... mea culpa.

P.D.: El excesivo uso de negritas es parte del show. Próximamente una conferencia en el estacionamiento de algún motel cercano a tu localidad. Comentario en el post para contrataciones.


9 Comentarios

  1. Odio el puto editor de Blogger. Haré una manifestación contra eso. ¿Quién se une?

    ResponderEliminar
  2. Me uno!

    a que wevos los de la vieja, pereo así pasa, con hombres y mujeres, según sea nuestra conveniencia, y verás que el día que alguien te tenga hasta la madre le vas a mandar ese documento pedorro de la acptología, por que no vas a encontrar otra manera de decirle que se vaya mucho a-la-chi...

    ResponderEliminar
  3. Aplausos
    Los títulos tan deliciosos te convierten, desde ahí en un blogstar.


    Chingón tu post.

    Mr OG!

    ResponderEliminar
  4. Ah, perdón, queria agregar que siendo un poco inteligentes nos podemos dar cuenta y tenemos que aceptar los "patrones" de vieja que nos gustan.....
    .... ya identificaste el tuyo? o sigues creyendo que Maquiavelo no tuvo hijas?..... piénsale cuaaateeeeee o te mando a la catafixia

    ResponderEliminar
  5. @Lorena: Tú sí sabes.

    @J.Antonio: Eres encantador.

    ResponderEliminar
  6. jajajaja esa mamada!

    jajaja huevos!

    ResponderEliminar
  7. Jajá. Me encantó tu post.
    Además, me encanta tu redacción y tu excelente ortografía. Así sí dan ganas de leer posts largos.

    Pues bien. 'Ora resulta que el verdadero camino es la aceptología.

    No suena mal dejar de sufrir por las cosas que aún no suceden o evitar que otros manejen nuestras vidas. Pero creo que resignarse a tener la vida que uno lleva, con la finalidad de que eso logre cambiarla, no es un camino viable -ni fiable. Así como tampoco dejar de buscar justicia o sostener lo que uno cree.

    No, no me parece una ideología razonable.

    Mejor como dijo Moe de los Simpsons, cuando es invitado a cambiar de religión: "Nací domador de serpientes, y así me voy a morir". Jajá.

    ResponderEliminar
  8. jajaja q tienes en contra del editor del blogger?
    whatever
    aceptologia mis huevos (ke son ovarios, obviamente)
    decia... aah pss si, q aceptoloqsea ni q madres, tngo identidad propia, ay cosas q m diferencian d los demas, tngo tanto derecho de ser necia y luchar por lo q kiero como tu, los ke opinaron y el wey q hace las tortas enfrent del palacio municipal... :D

    ResponderEliminar
  9. Quien escribió el artículo carece de capacidad de análisis. La Aceptología lo que dice es: ACEPTAR EL MOMENTO PRESENTE. La Aceptología no se trata de renunciar a nuestros sueños y deseos; todo lo contrario. Se trata de aceptar que somos responsables de estar donde estamos y tener lo que tenemos. En la medida en que lo vemos de esa forma es que podremos iniciar acciones para alcanzar nuestras metas y deseos. La Aceptología nos dice... Si asumes que eres una víctima... nunca llegarás a donde quieres, simplemente porque tu sistema nervioso actua como un servomecanismo que actúa lógicamente frente a tus creencias y paradigmas, por lo cual, si no eres el responsable de estar donde estás, entonces simplemente no puedes hacer nada para conseguir lo que quieres. Al Aceptar que somos los responsables de nuestros RESULTADOS PRESENTES, ese servomecanismo que es nuestro sistema nervioso, nos llevará indefectiblemente hacia nuestros objetivos, permitiéndonos EMPRENDER ACCIÓN CON MAYOR FACILIDAD. Esa nueva actitud es la que elimina los bloqueos que tienen muchas personas para alcanzar lo que quieren.
    Hasta pronto. www.neuroentrenador.com
    director@neuroentrenador.com

    ResponderEliminar

Su opinión es muy importante para mi ego.

NOTA: Debido al spam, se moderan los comentarios en entradas antiguas.