Dolor verdadero...

Escrito por el 14 de abril de 2009

Mariana sufre porque su novio le acaba de confesar que está enamorado de otra, tiene roto el corazón. Por esta misma razón, lleva encerrada en su cuarto todo el día.

Eduardo (hermano de Mariana), toca la puerta del cuarto de su hermana:

—¿Quién?— dice Mariana.
—Yo— contesta Eduardo.
—¿Qué quieres?

Eduardo abre la puerta, entra y se sienta en la cama:

—Me mandó mamá para avisarte que ya casi está lista la cena.
—Dile que no tengo hambre.
—¿Qué te pasa?— Eduardo ha notado la tristeza de su hermana.
—Estás muy chico todavía, no entenderías lo que me pasa...
—Claro que entendería, ya tengo 5 años...
—Ya te dije, no entenderías. No tienes ni idea de lo que significa el dolor...
—¡A que sí sé! Me he caído muchas veces y apuesto a que ni aguantas nada.
—¿Ah, sí?  ¿Alguna vez has sentido que el alma se te sale del cuerpo? ¿Que quieres llorar pero que no debes? ¿Que por más que te sobes el dolor no se va? En resumen: ¿Alguna vez has sentido que la vida se te escapa en un instante?
—Mmmmm....

Eduardo ha salido del cuarto de su hermana sin decir nada, ha decidido seguir jugando con su bici y está dispuesto a conseguir mínimo uno de los tantos trucos de BMX que ha visto en la tele. Recuerda que para practicar sus trucos necesita una rampa, así que sin importarle en absoluto las leyes de la física, ha logrado improvisar una rampa con unos cuantos ladrillos y la caja de la televisión que acaban de comprar su padres hace 3 días...

"Rrrrrrrrrrrun rrrrrrrrrrrrrrrrun!": Eduardo se encarrera a máxima velocidad en dirección hacia la rampa y justo cuando va a la mitad de ésta —Crrraaaaaaaaash!—, la rampa no ha soportado su peso. El cartón se ha doblado y la bicicleta se ha frenado casi de golpe al momento en que se encuentra la llanta delantera con los ladrillos, Eduardo no pudo hacer gran cosa... se ha caído y se ha puesto tremendo pinchechingadazotenomames en la entrepierna...

Han pasado ya cinco minutos y Eduardo sigue en el piso, sobándose los buebos... el dolor no se va.... Diez minutos y con mucho esfuerzo ha logrado apenas ponerse de pie. Entra a la casa de forma disimulada, caminando lentamente con su dolor a cuestas y en secreto. La mesa está servida y la familia —sin Mariana— dispuesta a cenar:

—Mi niño, justo estaba por gritarte para que ya te metieras a cenar. Anda a lavarte las manos— dice la mamá con toda la ternura del mundo.
—No tengo hambre, voy a mi cuarto...

Eduardo por fin ha entendido el significado del dolor.

----------------------------------------------------------------------------

Ahora entiendo por qué muchas mujeres no entienden nunca lo que es el dolor. Si Eduardo hubiera sido niña, ¿cómo lo habría entendido? ¿ah, verdá'? Igual y sí entendería, pero definitivamente no tan pronto.


P.D.: Los quiero... dando saltos en bici.

11 Comentarios

  1. Buena teoría... igual y no la vemos desde la misma perspectiva siendo hombres o mujeres... pero analizando... es cierto... no se, eres como un gurú o algo asi?

    ResponderEliminar
  2. Definitivamente existe una brecha entre el dolor físico y el ontológico. El primero se quita tras unos segundos, después de tomar una pastilla o untarse una pomada. El segundo es un poco más complejo pues aparte de fuerza de voluntad irremediablemente se necesita tiempo. Aunque el tiempo no es médico, vaya que funciona para olvidar. Lo que para unos es "dolor" para otros es motivo de risa; cuestión de enfoques. El pequeñuelo de la historia aprendió lo que es el dolor de la forma más sencilla, ojala así nos pasará a todos. Desde hoy entrenaré ese salto con mi bici. Saludos y fue grato leerte por allá en mi congal.

    “Buenas Noches, Buena Suerte”

    ResponderEliminar
  3. Niii que lo menciones.

    Yo duré cuatro mesesotes tristeando y en la depre, comentando amargamente en cuanto blog se me atravesaba (por suerte no me conociste esos días jiji) y posteando puro post mal plan.....

    Totalmente superado.

    Y no hace mucho, por ahí de Agosto de 1999 me operaron de un horrible quiste súper enorme que estuvo a punto de mandarme para el otro lado.......

    Aún al día de hoy sigo sufriendo sus consecuencias.
    =P

    Saludosssssssss!

    ResponderEliminar
  4. Pobrecita mariana, pobrecito eduardito, dos hijos llenos de dolor que no quieren seguir con sus alimentos por un sentimiento que les llena la panza. Seguro que Eduardo también sintió que se le iba el alma en un segundo y demás sensaciones extracorporeas.

    Y ahora, si ha despercidiado una buena cantidad de comida... sad.

    ResponderEliminar
  5. yo torturaria a mi novio si me dice q esta enamorado de otra....
    lo mato asi de simple.
    y lo disfrutaria y tambien mataria a la tipa, seria una asesina en serie
    yaay! despertaste mi lado malo =(

    ResponderEliminar
  6. Moraleja:
    Tener roto el corazón es eqivalente a darte un chingazo en los wevos.


    Mejor analogía no existe.

    ResponderEliminar
  7. pobrecito eduardo ;_; y mas por que me recuerda a mi EDDIE one love xD


    aaah recorde cuando el año pasado tb estaba mil triste !!!

    prueba superada !

    me gusto mucho mocoso

    tu tan talentoso ^_^

    ResponderEliminar
  8. una vez tuve durante mucho tiempo (casi un año) una muela que me dolía horriblemente

    no me pareció nunca menos doloroso que desamores, pérdidas, etc

    pese a ello, soy poco dada al dolor físico y mucho al existencial. :P

    me ha gustado tu historia

    besos

    ResponderEliminar
  9. Ya no se que sera mejor, sufrir por que me lleguen a engañar o pegarme en los webos... aun asi, puedo asegurar que conozco el dolor ¬¬

    ResponderEliminar
  10. y cómo le hará el niño cuando quiera descubrir lo que siente la hermana cuando mesntrua?

    ResponderEliminar
  11. @Gooz: Soy güevón, más que nada. Gracias.

    @Jhon: Estoy de acuerdo, suena trillado, pero el tiempo es la mejor cura siempre. Sin duda no es lo mismo un dolor emocional que un dolor físico y es de lo que me burlo en este post. Buen congal. Saludos.

    @jess: Es bueno haberte conocido ya en tu buena ondez y me da gusto que ahora todo esté bien. En cuanto al sufrimiento de consecuencias, nada que el alcohol no haga ignorar.. Ok, no.

    @Lorena: Me gustó eso del "sentimiento que les llena la panza". No se desperdició, como siempre pasa, el hambre les ganó... supongo.

    @Akisuki: Eres mala como una endodoncia.

    @[MnS]: Le has captado perfectamente.

    @Anónimoquesabesquiéneres: 'Eddie' no tiene nada que ver aquí... nada. Ja.

    @Meryone: !¿Un año?! Bueno, yo duré casi lo mismo o más con una lesión en la rodilla. Aunque yo sin duda, prefiero el dolor físico que el existencial. Gracias por lo último. Besos.

    @pIpO: El sufrir por engaño siempre es evitable; el sufrir por dolor de güevos, es inesperado.

    @finísima persona: Supongo que comenzará a pelearse en la escuela sin cubrirse la cara y con tampax en cada orificio de la nariz que le detengan el sangrado... Así entenderá.


    SALUDOS Y GRACIAS TOTALES, A TODOS.

    ResponderEliminar

Su opinión es muy importante para mi ego.

NOTA: Debido al spam, se moderan los comentarios en entradas antiguas.