Experimento sabrosón...

Escrito por el 20 de julio de 2009

¿Se acuerdan de esta muchachona: CLICK & CLICK?
Pos ha regresado (o he regresado, no sé):

—¿Por qué ya no habías venido? —preguntó ella.
—No tenía para qué... —contesté.
—¿Y a qué has venido, entonces?
—Pues no sé, tú me invitaste.
—¿Sólo por eso vienes?
—Supongo.
—Ya, en serio, ¿dime por qué has venido?
—Quisiera saberlo.
Ash! No sabes nada.
—Sé una cosa...
—¿Qué?
—Hoy te ves bien sabrosa.
—Gracias. —replicó halagada.
—Cierto, ya recordé por qué sigo viniendo.
—¿Por qué?
—Porque te me sigues antojando...
Ayyy! No se te quita lo patán, lárgate.

La verdad es que ya me ha corrido varias veces de su casa. Esto me molestaría si viviera lejos, pero la verdad es que siempre paso a visitarla cuando voy regresando de algún lado rumbo a mi casa (somos cuasi-vecinos)... Además de que siempre termina marcándome arrepentida días después; sí, se disfruta su sentimiento de culpa. Como sea, siempre termino riéndome demasiado y regreso alegre a casa.

Aún así, no logro entender por qué se enoja tanto. Es por eso que me he propuesto hacer un experimento: Me dedicaré a dejar de sabrosearla para que implore mi romanticismo de vuelta... Y, entonces, no hacerlo. ¡Sí señor!

Inténtelo, querido lector, y compártanos su experiencia en los comentarios.

Seguiremos informando.

P.D.: Ya, en serio, con la comida no se juega. Los quiero... sabroseando.

22 Comentarios

  1. comentario global a los tres (porque no conocía los otros dos)

    ay, molito, molito!! que todavía no sabes que una mujer puede excitarse sin que (alg)un(os) hombre(s) se entere(n)?

    (ay, meryone, meryone, por qué se te pegan sintaxis ajenas? cierro paréntesis)

    si después de esos tres comentarios no te ha pegado una hostia ni te la has tirado (y te sigue acogiendo en su casa), el culpable de que ella no rebote en tu cama (o en la suya, pero contigo) eres única y exclusivamente tú

    ya contarás

    besos

    ResponderEliminar
  2. Ella se enoja de verdad y sí, yo tengo la culpa por no castigarla... OK, no.

    ResponderEliminar
  3. Yo lo llevé a la práctica. La vieja siempre volvía, siempre. Quejándose, claro, de que no la buscaba, que nunca le hablaba por msn y cosasdesas.

    Son bieeeeeeem difíciles, mecaidimadres.

    ResponderEliminar
  4. Uy, yo no debería decir esto porque atenta contra mi dignididad de fémina orgullosa, pero la neta es que te la vas a chingar bien y bonito con esa técnica.

    No, no.
    Hasta escalofríos me dieron.

    Que un hombre -que nos interese o haya interesado, si no no aplica- retire las muestras de interés o deseo en uno, suele ser un patadón en los testículos que no tenemos.

    ResponderEliminar
  5. "Cerdo sexista que objetificas a la mujer. ¡Mereces ser castrado!"



    Ah, perdón. Me equivoqué de personalidad...

    Pues me avisas cómo resulta tu experimento. He apostado que no llegarás a las dos semanas...

    ResponderEliminar
  6. Me voy con el grupo que cree que la citada mujer extrañará tus atenciones.

    ResponderEliminar
  7. Ella extrañará tus piropos, pero tú extrañarás piropearla.

    Yo digo que, sea cual sea la reacción de ella, tú estarás quemándote por dentro por ir a buscarla.

    ResponderEliminar
  8. Eliesheva20/7/09 22:59

    Uta madre, sería más fácil desentrañar el misterio del triángulo de las Bermudas que lo que sucede entre ustedes.
    De entrada se me ocurre que la susodicha (o las féminas en general) deberíamos empezar por preguntarnos esto: ¿Cuál es el objeto de reprimir los deseos? ¿Con qué propósito? ¿Para quedar bien con quién?
    Y luego esto otro: ¿Qué actividad es mejor que el sexo? Yo no sé por qué a algunas mujeres el hecho de pensar que el fulano sólo las quiere para tener sexo las espanta tanto. ¿Por qué demonios basamos nuestra valía en la vagina? Porque dosificamos el sexo dependiendo de qué tan clavados vemos a los fulanos, lo que me parece patético.
    Las mujeres somos infinitamente complicadas, azotadas, así que una buena dosis de realidad, recetada por los hombres, no nos cae mal de vez en cuando pero, por desgracia, el arte del estira y afloje no es la especialidad de los varones, así que aguas, no vayas a jalar demasiado la cuerda, porque se puede romper. He dicho. Ufff.

    ResponderEliminar
  9. Con la comida no se juega

    Amén.

    ResponderEliminar
  10. wow...me uno al grupo de que ella solita volverá...creo que aplicaré esa técnica en estos momentos...Gracias y suerte =)

    ResponderEliminar
  11. Mmm, a mi me molestan ciertas actitudes de parte de ustedes hombres, pero sin duda si me cae de peso cuando alguien me deja de buscar, no me asoto tanto, pero si me sca de onda. jeje

    SUERTE :)

    ResponderEliminar
  12. Sabroseando es una palabra fea.

    Lanzando cumplidos a su sabrozancia suena más bonito.

    ResponderEliminar
  13. ¡Hecho!

    Volverá a ti implorándote que la ames de nuevo. Es una técnica infalible; no puede fallar.

    ResponderEliminar
  14. La vas a traer muertaaaaa!!! Al mas puro estilo Mauricio Garcés.

    Por eso mi frase favorita es "está dolida, y la comprendo. Ha de ser terrible tenerme y después perderme".

    ResponderEliminar
  15. Sí se juega, como no.

    Vas por buen camino, la acostumbraste a algo que al parecer le gusta pero no. Así que cuando ya no lo tenga, rogará.

    Sí, sí, sí, así son todas las mujeres.

    Y como dice Meryone, más te vale cumplir con tu cometido sino serás una gran decepción.

    Suerrrrrrrte.

    ResponderEliminar
  16. Dado que en otras ocasiones ha vuelto es muy probable que tu plan dé resultado, porque con las mujeres orgullosas (cofcofnohablodemicofcof) no funciona.

    Y sí de vez en cuando es bueno jugar un poco con la comida.

    ResponderEliminar
  17. La castigues o no, siempre va a implorar tu extraño cariño.

    Así son muchas.

    ResponderEliminar
  18. Rosada, tú no eres "así"??
    jejeje.

    Tumeromole mi premio Honest Scrap es para ti. ¿alguien sabe quien inventó esto? que miedo.

    ResponderEliminar
  19. We, ya actualiza sobre cómo vas con el experimento.

    Tengo un cuate que es ultramegasabroseador y no se anda con mamadas (No es Dios para andarlas perdonando) y le apuesta a que si le dan tantita entrada no las suelta hasta que se las co... vence de que hagan la prueba.

    A mí la que me prueba, reprueba.

    ResponderEliminar
  20. ·KFC: Sí, sé que eso suele pasar. Ni ellas se entienden, mecaidemadre.

    ·Mar: Esperemos tus palabras se conviertan en realidad "me la chingaré bien y bonito".

    ·Morinakemi: De nada.

    ·B.tO: No dejaré de verla, simplemente dejaré de sabrosearla... y sí puedo. Ponle precio a la apuesta.

    ·Janus: Esperemos que así sea. La verdad es que confío en que eso pasará.

    ·[MnS]: No la dejaré de buscar. Nomás me guardaré mis frases románticas.

    ·Eliesheva: Ese comentario tuyo ha sido uno de los mejores que se han recibido en este blog, en serio. Tienes TODA la razón. Y confieso que no pretendo jalar la cuerda en absoluto.

    ·José: De repente nomás.

    ·Mackie: Aplícala y me dices si te funcionó o si tenemos que retocarla. Saludos y güélcom.

    ·Erika: ¿Me estás diciendo molesto? Espero que no. Como ya te dije, muchas gracias por el premio. Saludos y güélcom.

    ·Ninja Peruano: "Sabroseando" es más corto y concreto, me gusta. Aunque lo que propones también suena bien.

    ·ge zeta: ¿Amarla? Ohnoesosíqueno!... Ok, entendí tu punto. Gracias, crucemos los dedos.

    ·Kyuutz: Jaja. Esa escena frente al espejo es fenomenal, usaré esa frase también.

    ·Lady Jesus: Lo cumpliré, verás que sí. ¿Decepcionarte? Jamás, mileidiyisus.

    ·Sammy: Todos (hombres o mujeres) siempre terminamos tragándonos el orgullo. Quien diga que no, miente.

    ·Rosada: Y se les agradece que así sean.

    ·Israel: A mí también me habrán de reprobar, cómodequeno!.

    SALUDOS PA' TODOS Y GRACIAS.

    ResponderEliminar
  21. pa que nos hecemos, si nos encanta que nos reten y hablen así... hay que aceptar que nosotras también somos bien calientes!

    ResponderEliminar

Su opinión es muy importante para mi ego.

NOTA: Debido al spam, se moderan los comentarios en entradas antiguas.