Tengo mal aliento

Escrito por el 10 de agosto de 2009

Hoy tengo que aceptar algo que me da bastante pena —por aquello de que es bien sabido que soy un ser a toda madre—...

Soy pésimo para dar "palabras de aliento". Así de simple: no se me dan, no me salen y no las considero útiles.

Cuando me encuentro en una situación en la que la otra persona necesita que alguien le proporcione un poco de "apoyo", simplemente no sé qué decir y muchas veces prefiero quedarme callado. Y es que, según yo, hay dos tipos de situaciones:

1. La persona tiene un problema realmente grave.
En este caso no importa lo que uno diga, simplemente no funcionará. Ambos saben (el que da aliento y el sufrido) que el asunto es serio y que cualquier cosa del tipo "todo estará bien" es mentira y sale sobrando: el problema es grave y no se solucionará solo. Ergo, lo mejor es dejar que la persona solucione sus pedos como pueda, que sufra y que tome la mejor decisión.

2. La persona se martiriza por una estupidez.
En este caso cualquier tipo de palabras son inútiles, por más que trates de razonar, la pendeja (persona) no entenderá. Es un ser tan estúpido que sufre por gusto y siempre, ante cualquier solución que le propongas, encontrará la manera de demostrarte que lo que dices no funcionaría porque: "Es que no me entiendes".

Resumiendo, en cualquiera de los dos casos las palabras sobran por el hecho de que la primer persona necesita sufrir para poder superar el problema y la segunda es tan pendeja que sufre por gusto.

Por lo anterior es que me cuesta demasiado decir algo útil cuando veo a una persona sufrir. Si la persona encaja en el primer grupo, se me sale un: "No, pues la neta sí está cabrón... ya ni pedo". En cambio, si la persona encaja en el segundo grupo, se me sale un puro y honesto: "¡Ay, no mames, ¿por eso estás así?! Eso te pasa por pendeja(o), pa'quesetequite"... Es decir, en ambos casos termino ayudando tres chingadas.

Aún así, cuando la persona me cae muy bien, intento hacer lo posible por no dar mis típicas respuestas y tratar de ayudar lo más que se pueda —eso sí, sin mentir— y si no puedo, pues aplico lo que me sale mejor: decir alguna pendejada que cause risa... Y cuando no me sale ni una cosa ni la otra, opto por irme al carajo antes de decir algo que empeore la situación (repito, sólo si la persona me cae muy bien).

Es por eso que hoy, después de usar un sistema infalible de "prueba y error" —y decidido a ponerle fin a mi mal aliento—, traigo hasta ustedes la solución...

Si usted, querido lector, no sabe qué hacer ante situaciones que requieran de su "aliento", limítese a decir:

"Sí, te entiendo... qué mal pedo."

Le garantizo que tras pronunciar las palabras anteriores usted habrá matado dos pájaros de un tiro: Le pondrá fin a la aburrida historia que le cuenta el ser que sufre, y estará empatizando con su dolor. Es decir, le hará sentir al sufrido que "todo estará bien".

Ahí lo tienen, no me deben nada. Sobra decir que no pretendo sustituir las recomendaciones de su psicólogo de confianza

P.D.: Lamento el uso excesivo de comillas y cursivas en este post, no sé de dónde salieron. Los quiero... con buen aliento.

25 Comentarios

  1. Tú no necesitas dar palabras de aliento a NADIE.

    NA-DIE.

    Sólo a mí, pero como dudo necesitarlas...

    En fin, regresé ¿Me extrañaste?

    ResponderEliminar
  2. Ahora entiendo por qué no eres psicólogo. No es que mi rebaño dé palabras de aliento -eso no debe suceder-, pero sí empatizamos, comprendemos y señalamos cosas y veo que, aunque pareces comprender bastante bien los pedos de la gente, no empatizas realmente.

    Por lo demás, harías un psicólogo excelente porque 1. sí, hay gente que tiene pedos bien severos que necesitan ser entendidos y 2. hay gente pendeja que sufre por pendejadas y alguien tiene que hacérselos notar.

    Ya me calllo, ya me extendí.

    ResponderEliminar
  3. que mala onda lo tuyo chaval ;S pero pss igual nunca las ocupes

    ResponderEliminar
  4. Dar consejos o palabras de aliento es peligroso. Muy peligroso. Además, ¿quién carajo quiere escuchar nuestra opinión?

    ResponderEliminar
  5. yo te caigo MUY bien?
    debe ser así, porque si no te echaré
    unos ojos del demonio y sufriré u_u

    y ni el
    "Sí, te entiendo... qué mal pedo."
    me salvará u__u
    jajaja

    ResponderEliminar
  6. ja, te entiendo totalmente... tmb he dicho que soy el peor para dar (buenos) consejos, y que los pocos que llego a dar suelen ser malos, pesimos de hecho.

    lo que sì se hacer es escuchar sin cabezear.

    ___nosoytrendy

    ResponderEliminar
  7. Jajaajajaja excelente post!!!

    Yo también suckeo en dar palabras de aliento (si, escribo bien pocho y me vale)...

    Casi siempre cuando alguien se pone a llorar en mi presencia ME DA RISA, es un impulso que no puedo controlar... no importa si el susodicho en cuestión me esta diciendo que a su papá lo agarró la mafia, lo despellejó y lo aventó al río y la Interpol lo encontró 3 meses después bien podrido... me da risa...

    Yo te entiendo... que mal pedo, no??

    Saludos!!

    Soy tu nueva faaaaaannnnSSSSSS!!

    ResponderEliminar
  8. Asi eres tu, no puedes cambiar

    ResponderEliminar
  9. ¿Qué pasó mi buen? Aquí nomás pasando a saludar y dejando unas palabras apestosas. ¿Espero su texto?

    ResponderEliminar
  10. Bueno, yo encajé en el primer grupo. Lo que significa que no sufrí por pura pendejada... bueno, a lo mejor sí, pero no demasiado.

    En fin, la verdad es que por eso me desquité el otro día en el tuiter: a mi también me chocan las palabras de "aliento" falsas que llegan a dar los amigos en la vida real. Llegan a molestarme precisamente porque se que no solucionan nada. Así que el resto solo fue una manera de desahogarme... y la verdad, las palabras de los tuiteros me parecieron mucho mas sinceras que otras.

    En fin, un post lleno de pincherazón, como siempre.

    ResponderEliminar
  11. Yo soy igual, pero me limito a cerrar la boca y repartir abrazos.

    Aún no sé (bueno, la verdad sí) cuál importante puede llegar a ser un abrazo en estos casos.

    ResponderEliminar
  12. we tienes la misma mentalidad que yo O_O

    ResponderEliminar
  13. La neta sí.
    Los consejos sobran.
    Además, me repatean las personas que dan consejos cuando uno lo único que quiere escuchar es que tienes la razón.

    La frase de tu cierre es perfecta porque incluye los dos elementos consolables más importantes:
    1.- La persona entiende de lo que le hablas.
    2.- La persona le da la importancia suficiente al agente causal de tu tragedia. No la minimiza ni la exagera. La percibe en un grado óptimo.

    ¿Qué más se puede pedir?

    ResponderEliminar
  14. Lo bueno -o malo- es que casi siempre se trata de la segunda opción. Y es tan sencillo como darte la vuelta & mandarlos a la errrr. Aunque si es lo primero, es tan deprimente dar excelentes consejos & que uno mismo sea incapaz de seguirlos.
    Así que prefiero la gente pendeja que sufre por cosas pendejas para poder mandarlos al chorizo.

    ResponderEliminar
  15. Lo bueno -o malo- es que casi siempre se trata de la segunda opción. Y es tan sencillo como darte la vuelta & mandarlos a la errrr. Aunque si es lo primero, es tan deprimente dar excelentes consejos & que uno mismo sea incapaz de seguirlos.
    Así que prefiero la gente pendeja que sufre por cosas pendejas para poder mandarlos al chorizo.

    ResponderEliminar
  16. Creo que se dar buenos consejos, pero es algo que me nace y no con todas las personas. Con las que no solo me quedo callada y los escucho y cuando acaban cambio de tema. Dar consejos es complicado, pero dar el pesame a alguien es mucho mas dificil. Yo, por mas elocuente que sea nunca he podido dar el pesame a alguien.

    Pasando a otro tema, tu blog es la onda, lo encontre mediante twitter y esta pocamadre. Ayer que estaba enferma y aburrida me robaste las mas sinceras carcajadas.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  17. He vato.... necesito q me marques... traigo unos pedos y nadie me entiende.

    ResponderEliminar
  18. He vato.... necesito q me marques... traigo unos pedos y nadie me entiende.

    ResponderEliminar
  19. Osea que no eres Kleenex humano, eres más bien como Scottys; la versión chafa y rasposa.

    ResponderEliminar
  20. Pues sí, estoy de acuerdo con las dos situaciones. Aunque hay unas 1.1 que no son tan graves, y decir "too estará bien" si funciona.

    Y con respecto a la segunda, pues dice el dicho que el que por su gusto muere, hasta la muerte le sabe ¿qué no?

    ResponderEliminar
  21. Hay que enterrar vivos a los que les encanta sufrir...menos a los masoquistas sexuales, a esos hagámosles un altar con flores negras y látigos de piel....
    Por lo que a los demás concierne, dejemos que resuelvan las cosas de la mejor manera posible, creo que lo importante es que sepan que estas ahí aunque no digas nada...es como dice Sabines en un poema -que es mi favorito-..."las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada" ...por eso meromole recomiendo ampliamente explotar ese otro lenguaje lateral y subversivo del que ama (o quiere lo suficiente como para escuchar a otro) y callarnos de cuando en cuando...

    Abrazos miles...o-dio-si-to

    ResponderEliminar
  22. ¡UTA! Detallazo... ¡Gracias!... En serio.

    Yo soy de las que se queda callada y se pone las manos en la bolsa, con cara de cachorro.

    Escribir es más fácil, pero decir... no. Me he metido en problemas por una burda honestidad que no a todos cae...

    Terrible. jajajaja

    Saludos.

    ResponderEliminar
  23. Jejee, suena bien tu propuesta, la utilizaré junto con mi ya desgastado "ay pues ya ni modo"

    Saludos :3

    ResponderEliminar
  24. ¡Gracias! ;-)

    ResponderEliminar

Su opinión es muy importante para mi ego.

NOTA: Debido al spam, se moderan los comentarios en entradas antiguas.