Los amorosos NO callan...

Escrito por el 2 de septiembre de 2009

Existe un tipo de fauna humana que —a pesar de que tienen un funcionamiento simple y predecible— nunca he logrado descifrar del todo. Se les puede encontrar en gran cantidad de lugares, pero sobre todo en plazas, cines, parques, y cualquier otro sitio público "entretenido"... Sí, me refiero a "los enamorados".

Podría escribir sobre los distintos tipos de conductas raras que tienen estos seres tan extrañamente comunes, pero eso se traduciría en un post kilométrico y aburrido. Es por eso que hoy me limitaré a hablar sobre la manera más sencilla —y evidente— que tienen estas personas para reflejar su estupidez: sus apelativos.

Pueden llamarme amargado/mamón/comoquieran, pero yo nunca he permitido que me digan "mi amor" o algún tipo de estupidez semejante —aunque acepto que he aceptado uno que otro apodo original y nada cursi—. Y es que: ¿Es realmente necesario usar apodos cursis y bobos para demostrar el amor que uno siente hacia la otra persona? NEL.

Usar apelativos —en cualquiera de sus variaciones— del tipo: mi amor, mi vida, mi cielo, cosa, pelusa, bebé, nena, nene, princesa, piojo, osito, amorshi, vidita, gordo, peshosho, flaquito, flaca, bombón, corazón,  etcétera*... (Sí, se que hay unas más ridículas, pero no me atreví a ponerlas.)

 Usar alguna de las palabras arriba mencionadas, me parece más una ofensa que un cumplido. He aquí mis razones (las que recuerdo):

1) No son nada originales.
2) Te hacen parecer (más) estúpido.
3) Lo mismo te lo pueden decir a tí que a cualquier otra persona.

Asimismo, creo que según el tipo de apelativo que es usado, podemos definir en tipo de idiota persona que lo está aplicando... Sí, todos son pendejos por regla general, pero hay divisiones: van desde el pendejo muy cursi hasta el pendejo que quiere parecer gracioso, pasando por el pendejo que quiere sentirse original. Aunque si por mí fuera, los dejaría a todos en la categoría de pendejos y me ahorraría el esfuerzo; pero no puedo, soy demasiado meticuloso a la hora de criticar a las personas. Aún así, les daré el privilegio de que ustedes clasifiquen a sus pendejos cursis según su criterio.

En fin, lo que propongo es que se dejen de mamadas. El hablar como tarado no los hará reflejar más amor del que presumen sentir.

Yo por ahora los dejo con mi teoría de siempre:

Funciona más un sabrosa que un mi amor.

¿Lo van a negar?...
Sí, sí: Es poco original y lo mismo se le dice a una que a otra, pero no me parece que me haga ver estúpido. ¿Ya entendieron? Bien, no me deben nada.

*Me costó mucho trabajo escribir tanto apodo, sentía que me desmayaba del asco; todo sea por ustedes, queridos lectores. ¿Que cómo es que sé tantos? Algunos los recordé y otros salieron de una encuesta harto seria.

P.D.: Pueden decirme "ya te quiero ver...", y yo les diré "¡misguevosqué!". Los quiero... sin apodos cursis.

24 Comentarios

  1. Osh, qué poco romántico. Yo lo diré; eres un:

    A-MAR-GA-DO.

    ResponderEliminar
  2. Pus yo aplico indistintamente el apodo cursi y el "sabrosa", "rica", "mamacita" y etecé dependiendo de la situación.

    Concuerdo contigo en un punto: hacer esas excesivamente cursis demostraciones a toda hora y en cualquier lugar bajo cualquier circunstancia es ridículo. Lo dejo para la privacidá. Puede que sea ridículo también... pero desde hace mucho no le tengo miedo al ridículo.

    Reconózcolo, soy un cursi.

    ResponderEliminar
  3. Eliesheva2/9/09 15:11

    ¡Así se habla! A mi también me chocan las cursilerías, y sí, en efecto, prefiero un sabrosa a cosita aghhh.

    Lo mismo me sucede con los muñecos de peluche, siento repulsión por ellos y soy capaz de aventárselo en la cabeza al pendejo que ose regalarme uno; y no, no soy amargada, pero me parece que el huey pensó: Voy a ver a Eliesheva, pues me paro en la Farmacia y le compró un osito rosa. Ni madres, más ingenio, hombres.

    Eso de la encuesta lo pongo en tela de duda, se me hace que así te han dicho tus noviecitas del alma.

    Saludos querido.

    ResponderEliminar
  4. P.D. El apodo más pinche cursi que haya oído alguna vez fue "puchiperro". No mamar.

    ResponderEliminar
  5. Nah, yo si soy re cursi (pendeja), pero creo que hasta para eso hay un límite.

    Los que tu mencionaste son aceptables, pero las personas que osan inventar sus palabras son las peores. Un "cuchurris" viene a mi mente.
    Lo mato.

    ResponderEliminar
  6. me quedo con el "amorshi" jaja.
    Nomamemole. Qué tipo de encuesta realizo? jaja. qué horror !

    en fin, un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Reitero lo dicho hace un par de días....Sabrosa, rica, tuerca, como lo traigas, etc.....eso, eso Sres. dicho como se debe, es amor del bueno. No hay lugar a interpretaciones.

    ResponderEliminar
  8. ay mi cielito precioso! por que te niegas a la cursileria, si es tan linda! jajajjajajaja
    el chiste es, como dijeron allá arriba, es perderle el miedo al rídiculo, tan bonito es que te digan cuchurrumin!!!
    jajajaja
    aunque yo siempre termino llamandolos de cariño por su apellido :S

    ResponderEliminar
  9. Completamente de acuerdo, sin embargo, profesor, debe usted saber que un león viejo, gordo, con cicatrices en la cara y que fornica sesenta veces al día como yo no se puede dar el lujo de permitir que una dama lo llame por su –como le decía el buen “Mohamed Alí” al nombre de “pila”- nombre de esclavo. En mi caso se tienen que adoptar pseudónimos que vayan con mi personalidad como “Tigre”, “Snake”, “Lobo” y toda esa clase de apelativos que no pongan en duda mi calidad como macho alfa. Si alguien se atreviese a llamarme “osito” o “amushi” mi reputación se vería fuertemente mermada en mis dominios de la sabana africana donde lo que hago todo el día es comer y reproducirme. Saludetes.

    “Buenas Noches, Buena Suerte”

    ResponderEliminar
  10. pues a mí mejor no me llames y hazme determinadas cosas (o sea, no tú, no es una proposición indecente. ups)

    o a ver qué va a ser esto?

    estamos a follar o estamos a decir gilipolleces?

    besos, molito

    ResponderEliminar
  11. Los amorosos de sabines .. uno de mis poemas favoritos..

    Pues creo que tu teoria no está del todo mal.. pero creo que todo dependerá de que querramos escuchar y de quien.... a veces nos sentimos cursis otras veces solo sexosas...

    ResponderEliminar
  12. Carajo, no puedo decir "Sí, a huevo, chinguen a su madres todos" porque, aunque estoy de acuerdo contigo, me temo que la hormona me ha hecho hacer este tipo de pendejadas.

    Pero hey, ya no más.

    Hasta que tenga otra novia, claro.

    ResponderEliminar
  13. Jajajajajajajajajaja.

    El apodo más as-que-ro-so que he escuchado se debate entre estos tres: "colashón" "papuchis" y "puchurrumín"

    Ew.

    Exacto, no es necesario hablar como idiota para demostrar amor, es más ¿para qué demostrar amor?

    Punto y ya.

    ResponderEliminar
  14. Totalmente de acuerdo.

    Alguna vez a alguien se le ocurrió decirme "dulcesito" y ni amigos éramos, eso terminó con todo rayo de esperanza que pudo haber (si es que hubo, pero creo que ni eso)

    Pero bueno esta pequeña anécdota venida a menos es para decir:
    Si, ninguno que dijera "pelusa" inspiraría mi respeto.

    eugh! >_<

    ResponderEliminar
  15. Ja-ja-já...¿Pelusa?¿pero que mierda pasa con el mundo?

    ResponderEliminar
  16. No podría diferir contigo. Los apelativos van contra mi naturaleza pero no me contengo en cuanto a besos y pellizacada de nalgas.

    ResponderEliminar
  17. Mmmm... la neta a mi no me gusta que me digan que estoy "sabrosa, buena, rica" (y no porque me lo digan mucho, no ando presumiendo)...

    No me gusta porque es lo que te dice un albañil en la calle... o lo que le decían a una persona femenina del sexo femenino que se cogía a cuanto güey se le acercaba... y seré muy open mind pero no me gusta que me comparen con ese tipo de gente.

    Yo si acepto que soy una romántica pendeja... pero de eso a decirle a mi macho "puchunguis" hay enorme distancia.

    Me quedo con mi apodo cheedo y original que me puso.

    Saludos!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  18. Yo le tengo cierto aprecio a un par de esas denominaciones, no lo puedo negar. Pero he sido harto selectiva: sólo las he empleado con quien valió la pena y en situaciones meramente íntimas. Eso de alardear con un "mi amor" frente a todo mundo me parece mera inseguridad. O presunción innecesaria.

    Me recagan los hombres que las usan con cada novia, igual que las mujeres que se las embarran a cada novio, free o pretendendiente.

    Por ende, estoy de acuerdo -ya había dicho- en que los apodos calientes y guarrezcos son trece veces más halagadores que aquéllos que están salpicados de melchocha innecesaria.

    Si un día alguien me dice "mi vida", ese día por fin podré probar el poder de mi puño cerrado.

    PD: No podía irme sin alabar tu "Soy demasiado meticuloso a la hora de criticar a las personas". Jajajá. De eso se trata el buen arte de la crítica. Hay que desmenuzar a la sociedad a criticar, de otra manera ("todos son una bola de pendejos" por ejemplo) no tiene chiste.

    ResponderEliminar
  19. Wow, entiendo perfecto el asco que mencionas al final, yo también lo siento cada paso por un puesto de tacos.

    Supongo que una cosa es "amar" y otra decir estupideces XD

    A mi lo que me desespera profundamente es cuando uno va en el metro hasta la madre y un par de esos enamorados se ponen a darse besos bien tronadotes...

    What a Fuck!

    Jajajajajajaja.

    ResponderEliminar
  20. ¡Por Dios!

    Creí que no había mexicano que sintiera repulsión por los tacos.

    Mimerísimo, tus fans me asustan.

    ResponderEliminar
  21. Pelusa... nunk se me habría ocurrido un apodo así.
    Yo también soy enemigo de las cursilerías (pendejadas) pero tengo ke aceptar que he caido en el clásico "amor" y uno que otro apodo, pero creo yo q si original y no cursí.

    En fín solo concluyo diciendo que te apoyo con eso de que no se necesita hablar ocmo idiota para memostrar un sentimiento.

    ResponderEliminar
  22. ACLARO:

    Sé que el "sabrosa" (o algún símil) no funciona siempre, pero el punto era decir que es mucho más efectivo que cualquier ñoñería. No es que yo lo aplique siempre, pero sí hay que saber con quién.

    Estoy igual de sorprendido que Mar al ver que alguien aborrece los puestos de tacos... me costó salir del shock.

    No recordaba de dónde había salido el "pelusa" y me hicieron recordarlo con un comentario, "jijiji".

    Saludos y muchas gracias a todos.

    ResponderEliminar
  23. De mi punto de vista el nombre de la persona o un corto y no humillante insulto siempre es la mejor forma de llamar a alguien, "sope" es una de mis favoritas. O gracias a mi fabulosa memoria un "ey! tú!" también aplica. Mi amorosa abuela siempre ha utilizado el "Tú, mierda!" después de que dice todos los nombres de sus nietos sin atinar al que busca y también me parece un muy buen apodo.

    Pero tu apodo la neta la neta, rifa. Yo si volteaba. ;D

    ResponderEliminar
  24. Oye mi amor, no manches, si a mi me dicen SABROSA, se me hará demasiado naquito y vulgar...

    ResponderEliminar

Su opinión es muy importante para mi ego.

NOTA: Debido al spam, se moderan los comentarios en entradas antiguas.