Sigo vivo: "¿Semos o nos hacemos?"

Escrito por el 2 de noviembre de 2009


I

Desde mi punto de vista, el “puto”, junto al “chingatumadre” y el “pendejo”, es uno de los insultos más usuales… Y supongo que esto se debe a que abundan (tanto los putos como los insoportables y los pendejos) según el nivel de intolerancia por parte del agresor.

Dentro de mis (tantas y estúpidas) teorías, pienso que ser homosexual en una sociedad como ésta es como ser el gordito del salón en la primaria: se comparte el mismo salón, pero nadie quisiera ser él.


NOTA: Post creado gracias a la invitación que me hicieron para participar en el aniversario de aquel congal. Vayan y digan qué les parece. Gracias.

4 Comentarios

  1. ¿Lo digo acá o lo digo por allá?

    En fin, genial. Los prejuicios son inherentes al ser humano, como el mal olor lo es de... los sobacos.

    Ser el maricón, el gordito del salón o el sabelotodoconinfulasdesuperioridad, son las etiquetas que con las que siempre tendremos que lidias. Jamás nos escaparemos a la clasificación. Solo podemos joderlos como nos joden.

    ResponderEliminar
  2. Buenisimo tu post allá, Hasta, increible el poder de un "con todo respeto" después de cualquier frase.

    Felicidades.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno el mole jejejeje
    y concuerdo con lo que dices...

    te quiero ver...posteando

    jojojoo

    ResponderEliminar
  4. Admiro tu honestida a bocajarro y tu poco tacto. Al menos te hicieron escribir algo. Sí, es reproche.

    ResponderEliminar

Su opinión es muy importante para mi ego.

NOTA: Debido al spam, se moderan los comentarios en entradas antiguas.