"Taste, don't swallow"

Escrito por el 3 de diciembre de 2009

Ella era hermosa. Su belleza y personalidad la convertían en un ser perfecto; era alguien tan irresistible —o inclusive más— como el mismísimo demonio lanzando su mejor oferta para obtener cualquier alma. Fue la inspiración de algunos y la perdición de muchos otros.

La diferencia entre los que encontraron en ella a una musa y los que la descubrieron como verdugo, no fue nada más que el respeto que mostraban hacia ella. Los primeros (los artistas) entendieron que una mujer como ésa era incapaz de pertenecerle a nadie; mientras que los segundos (los pendejos) simplemente la subestimaron tratando de convertirla en su pertenencia y fracasando terriblemente.

Pinturas, joyas, poemas, abrigos, canciones, dinero, flores, odas, viajes: lo que fuera... Tenía la habilidad de conseguir todo tipo de regalos con sólo sonreír y mirar cínicamente.

Era una mujer capaz de fingir y reprimir cualquier tipo de sentimiento. Lo clásico: reía por no llorar y fingía insatisfacción cuando era la más feliz del mundo. ¿Por qué? Porque podía. Después de todo, así son las feminus maquiavelus.

Vivió exprimiendo la virilidad de muchos hombres y alimentando la envidia de muchas mujeres. Logró satisfacer sus necesidades de una y mil maneras. No necesitó enamorarse, por eso nunca lo intentó. Aprendió a obtener, usar y desechar: como debe de ser. Todos apostaban a que nunca se comprometería ni le entregaría su amor a nadie. Y así fue... hasta que me aparecí en su vida.

Fue capaz de sacrificar su belleza y su tiempo; antepuso mis necesidades a las suyas; se rindió ante mis celos y berrinches; me quiso como nunca había querido a nadie: se comprometió y me convirtió en su todo. Resumiendo, se abandonó para no abandonarme y me entregó todo aún cuando yo no sabía que lo necesitaba o lo quería.

Muchos la criticaron al verla tan dócil y manipulable, no podían creer lo mucho que había cambiado y lo feliz que seguía siendo. A ella nunca le importó, siempre decía "que hablen, nunca existirá nadie más importante que tú" y yo, por supuesto, le creía.

Con ella viví los mejores años de mi vida —literalmente—. Fue mi musa y nunca mi verdugo; la convertí en mi pertenencia sin fracasar en el intento. Nunca me pidió nada, sólo una vez llegó a necesitar algo de mí y no se lo pude dar. A pesar de tener todo en común: éramos incompatibles.

Por eso es que aún no puedo perdonarme el no haberla podido ayudar cuando el cáncer le destrozó la médula ósea y no pude donarle un poco de la mía: "Mieloma múltiple", o algo así dijo el doctor. Yo, su chingado y único hijo, no pude hacer nada por mi madre. Me odio.

¿Mi padre? Nunca lo conocí, pero ella siempre dijo que era Lou Reed (click).

P.D.: A Lúps.

23 Comentarios

  1. Chale, ahora tus fanses piensan que aqui es el metro flog. en serio faltó el " primizzZz1!*"!*"!".

    En fin, Solo comentaré que acabo de experimentar una serie de sentimientos que no puedo expresar, debajo de un comentario con iq de -10;
    Con respeto para quien respeto merece...

    LArga vida a mi mole, mi mero mole.

    ResponderEliminar
  2. Buen cuento. Me gustó el final y la narración. Yo soy nuevo en este blog y me gustaría encontrar más de esto.

    ResponderEliminar
  3. Soy fan, mole. Me gustan los plot twist que metes en tus historias, como la del perro. Estuvo chingón.

    ResponderEliminar
  4. Claro.
    Las mujeres y los hombres inalcazables terminan por pertenecerle sólo a sus críos.

    Chidito tu post, as usual.

    ResponderEliminar
  5. Boquiabierta.
    Me gusto mucho

    Saludos Mero mole :)

    ResponderEliminar
  6. que bonito post.
    el mejor!

    ResponderEliminar
  7. me voy a ver muy pendejo, pero.. es neta?, que mal pedo. :(

    ResponderEliminar
  8. Como siempre un placer, nunca me decepcionarias.

    ResponderEliminar
  9. Me sorprendió encontrar en los comentarios la aseveración de que era un cuento y no un recuerdo. Sinceramente al leerlo pensé que era una reflexión personalísima...

    Sea lo uno o la otra, tu narrativa es genial. Si fue un cuento, reverencia. Si fue un recuerdo, abrazo,

    G.

    ResponderEliminar
  10. Aclaración: No, no es ningún recuerdo ni tampoco una historia real (al menos no para mí). Gracias a todos por sus comentarios, siempre es chingón leerlos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Escribes chido para estar medio tocado xD

    ResponderEliminar
  12. ¡Está muy bueno tu relato Mole!

    Saludos.

    =)

    ResponderEliminar
  13. Eliesheva4/12/09 21:24

    Me encantan tus finales: completamente impredecibles.

    ResponderEliminar
  14. Presiento que me haré fansss de tu blog.

    Saludos :D

    ResponderEliminar
  15. Te pasas... cuando publicas tu libro? ;)

    un abrazo!

    ResponderEliminar
  16. se me abrieron los ojos como platos al final.. si me asuste..




    que buen escrito, felicidades.

    ResponderEliminar
  17. wao tengo un raro sentimiento... lo consultaré con la almohada. Muy buena la forma de contar, y sin duda final sorpresa de un nudo sorpresa.

    jejeje me gustó el nombre cientifico de ese tipo de mujeres xD

    un saludo desde Cúcuta

    ResponderEliminar

Su opinión es muy importante para mi ego.

NOTA: Debido al spam, se moderan los comentarios en entradas antiguas.