Archive for abril 2009

Cómo crecer y no morir en el intento...

Es "día del niño" y me he puesto a recordar algunos momentos de mi infancia...

Aquellos tiempos en los que viajaba a toda velocidad con mi avalancha; pasaba horas jugando nintendo; distrutaba viendo los calzonzotes de las niñas (sí, hoy son más grandes los calzones que usan las niñas que los de cualquier mujer adulta, ¿niéguenmelo?);  platicaba horas con mi amigo imaginario; robaba dinero para comprarme un "huevito kinder"; no podía dormir por esperar a los reyes magos; no entendía lo que era una chaqueta; comía "totis" diario; jugaba con mi perro; veía "En familia con Chabelo"; le gritaba a mi nube voladora (nunca llegó, supongo que nunca he tenido un alma pura); jugaba fútbol sintiéndome el Capitán Tsubasa; jugaba con mis "hot wheels"; le tenía miedo a los insectos; nunca aprendí a recortar; me gustaba ir a McDonald's, o cualquiera d'esos lugares, nomás pa' jugar en la alberca de pelotas y los toboganazos (aunque siempre creí que me robarían mis tennis en una de esas); era güevón con permiso y todas las de la ley;  entre muchos, muchísimos otros momentos que no tiene caso mencionar.

Después de recordar me puse a comparar, y...

Hoy no tengo avalancha, pero tengo a Viviana. No tengo ningún tipo de consola, pero justamente ayer instalé un emulador de "Super Nintendo". Sigo viéndole los calzones a las niñas, con la diferencia de que ahora me gusta también quitárselos. Ya no veo a mi amigo imaginario, pero disfruto un chingo platicar conmigo. Ya no me robo el dinero, lo pido prestado... para tomar. Dejé de creer en los reyes magos, pero sigo sin poder dormir cuando espero la llegada de algo bueno. He logrado entender perfectamente lo que es una chaqueta y a veces hasta la uso como somnífero. Dejé de gritarle a mi "nube voladora", aunque "vuelo" trepándome en hierbas y cosas d'esas. Dejé de jugar fútbol y de ver a Chabelo —aunque lo sigo respetando (a Chabelo, no al fútbol)—. Todavía odio a los insectos. Sueño con "hot wheels" a gran escala. Sigo sin saber recortar. Cambié el McDonald's por el Burger King. Pero sobretodo... no he dejado de ser un güevón.

Después de recordar y comparar, me da bastante gusto saber que no he cambiado mucho y que estoy evitando mi mayor miedo: Crecer.

Siempre he dicho que uno de los peores castigos que recibió la humanidad fue el de crecer. Creo que cuando las personas "crecen" olvidan parte importante de la vida, pierden capacidad de asombro (de la buena, no de la pendeja), pretenden "encajar", sobreviven en lugar de vivir, ignoran sus instintos (de los buenos, no los de dominar al mundo) y, lo peor, se olvidan de sí mismos buscando integrarse a la "sociedad"... entre MUCHAS otras cosas.

Estoy de acuerdo en que hay reglas que debemos de seguir para que este mundo no sea un cagadero (por ahí estamos fallando, porque YA es un cagadero). Entiendo que hay que "comportarse" y que no siempre se puede hacer lo que uno quiere por respeto hacia las demás personas (aunque tengo mis dudas, hay muchos pasandose a los demás por sus puntos de placer). Comprendo que es necesario vivir en armonía con la sociedad (¿existe eso?). Acepto el hecho de que todos tengamos que hacer alguna vez cosas que no nos gustan con tal de "sobrevivir". De verdad que entiendo/acepto muchos puntos de los que los "adultos" dicen, pero lo que definitivamente NO entiendo/acepto/ni nada...

¿Es realmente necesaria la represión?

Siempre he dicho que todo adulto NO es más que una ampliación de lo que fue de niño... pero muy reprimido.

¿Por qué tener miedo de que la gente te vea como "loco"? ¿Por qué no ser lo que de verdad quieres ser? ¿Por qué aceptar lo que padres y adultos dicen? ¿Por qué tenerle tanto miedo al "morir de hambre"? ¿Por qué abandonar tu barco cuando lo que tiene es un hoyito que se puede arreglar para evitar que se hunda? ¿Por qué adoptar "fórmulas de éxito" de otras personas, cuando no sabes si funcionarán igual contigo? ¿Por qué comprar las dudas de tí mismo que otros te venden? ¿Por qué tener miedo a fallar? ¿Por qué dejar de ver el sol por miedo, en lugar de correr por unos buenos lentes (que igual te chingas, pero con estilo)? ¿Por qué no ser COMO un niño por siempre?

Tal vez más de uno pensará: "Pues porque las cosas no funcionan así"... Y yo les pregunto de nuevo: "¿Y por qué no?".

Recordémonos de niños: Saltábamos, nos caíamos, llorábamos (o no), nos limpíabamos las lágrimas (o no) y lo volvíamos a intentar. Disfrutábamos de cualquier cosa sin preguntarnos si era lo correcto o no; pero nunca con malicia.

Aclaro que no se trata de ser inmaduros, sino de ver la vida como la ven los niños. Me caga la gente que se confunde. Es decir, no se trata de hacer berrinche porque no tienes el carro que quieres, se trata de trabajar y esforzarte para obtenerlo —fin del ejemplo vanal y superficial—. No se trata de vivir enojado siempre, se trata de tal vez hacer algo que no quieres, pero sólo mientras consigues lo que quieres. De nuevo un ejemplo absurdo: cuando eras niño y te tragabas el hígado encebollado que tanto asco te daba (habrá a quien le guste, así que inserte otro alimento), sólo para que te dieran chance de atascarte con el postre o te dejaran salir a jugar.
 
Recuerden que soy el nuevo OG(T) Mandino. Sin embargo, no pretendo que esto sea una guía para vivir, ni mucho menos, habrá quien comparta mi punto de vista y habrá quien me la miente por ello. Afortunadamente estoy rodeado de gente que piensa como yo y que me ha demostrado que hacer las cosas como aquí las planteo, se puede.

¿Ya me expliqué? Eso espero. Resumiendo, deberíamos vivir La vida según Quino:

Pienso que la forma en que la vida fluye está mal.  Debería ser al revés: Uno debería morir primero para salir de eso de una vez.

Luego, vivir en un asilo de ancianos hasta que te saquen cuando ya no eres tan viejo para estar ahí.

Entonces empiezas a trabajar, trabajar por cuarenta años hasta que eres lo suficientemente joven para disfrutar de tu jubilación.

Luego fiestas, parrandas, alcohol.  Diversión, amantes, novios, novias, todo, hasta que estés listo para entrar a la secundaria…

Después pasas a la primaria y eres un niño que se la pasa jugando sin responsabiliddes de ningún tipo…

Luego pasas a ser un bebé, y vas de nuevo al vientre materno, y ahí pasas los mejores y últimos 9 meses de tu vida flotando en un líquido tibio, hasta que tu vida se apaga en un tremendo orgasmo…

¡¡¡ESO SÍ ES VIDA!!!

En fin, los exhorto a que se dejen llevar por la filosofía del HAKUNA MATATA. Y como diría Michael Jackson: ¡Vivan los niños!... OK, no.

P.D.: Aquí una verdad absoluta y acá, otro chiste del Jackson (sólo pa' los sádicosmalditosasquerosos —como yo—). Los quiero... jugando.


Humor es... ¡Gargamel!

 
  
  
 

P.D.: Pa' los asiduos al facebook, ya pueden "hacerse fanssss".


Lo poético de una epidemia...

Sí, es verdad: ¡ya chole con la influenza, güey!... Pero no se puede, es un tema que está ahí y que no se puede ignorar. Aunque este NO  es un post típico de la influenza.

Hoy, como casi siempre, escribo por el bien de la comunidad. Sí, nos estamos muriendo. Sí, hay una epidemia. Sí, se respira miedo (literal). Sí, influenza is the new black. Sí, hoy es mejor visto pedorrearte que estornudar. Sí, hoy las mujeres prefieren que uno les agarre una chichi, antes de dejar que uno las bese y les diga al oído el gran amor que se siente. Sí, hoy el no saludar no es síntoma de mala educación, sino de sobrevivencia. Sí, hoy no está mal visto tener miedo. Sí, nadie sabe, nadie supo. Sí, la culpa la tiene cupido... ah! no, eso no...

No pretendo escribir sobre lo que ya todos sabemos, ni mucho menos burlarme de lo que está pasando —créanme—. Entiendo la magnitud del pedo y es por eso que escribiré sobre las cosas altamente poéticas que podemos encontrar en la calle en estos momentos; mismas que serían de mucha utilidad para disminuir el miedo y  que a la vez podríamos usar para nuestro video llegador:

  • Los gordotes con cubrebocas: Tragan y tragan valiéndoles madre su salud; pero eso sí, se cuidan de la influenza.
  • Los novios que se abrazan evitando sus rostros y que se notan tensos cuando van agarrados de la mano.
  • Un emo que usa cubrebocas: El antónimo perfecto.
  • Las bicicletas y pelotas de los niños, abandonadas.
  • El chofer del transporte público con su botesote de gel desinfectante a la mano.
  • La gente con un cubrebocas deslavado y percudido.
  • Los hermanos que no comparten el control del xbox.
  • Aquél que usa su cubrebocas de bufanda.
  • Los anuncios en las farmacias de "cubrebocas agotados" y los estantes libres de suplementos de vitamina C.
  • El papá que se espanta porque su hijit@ ha estornudado.
  • La muchacha que usa bufanda a medio día con el sol en su máximo esplendor.
  • Los pájaros que ya no cantan.
  • La novia que extraña al novio por estar en cuarentena y el novio que extraña las chupadas de su novia.
  • El ateo que se persigna antes de salir de su refugio.
  • Aquellos que ya no saben qué hacer y están hartos del encierro.
  • Los hipocondriacos deseando no identificarse por primera vez con ningún síntoma.
  • La señora que se siente experta en medicina.
  • El humor con miedo que hay en todos lados, pero que abunda en twitter.
  • Que el decir "salud!" cuando alguien estornuda, por primera vez sea un gesto honesto y no de mera cortesía.
  • El hecho de que hoy un cubrebocas valga más que cualquier moneda.
  • Las personas que en su encierro recuerdan y reflexionan.

Eso es lo que me ha tocado "ver" hasta el momento. ¿Nunca les ha pasado que sienten que han olvidado mencionar un punto importante? Así siento ahorita, así que si tienen alguna cosa que proponer, —hoy más que siempre— es bienvenida.

P.D.: Me estoy volviendo adicto al cevalin (después de haber sido adicto al graneodín)... Los quiero... dando besos por debajo de su cubrebocas.

Tip Finísimo XXIV

Tip XXIV: Pensar en hacer negocio vendiendo cubrebocas adicionados con vitamina C —aprovechando el boom! de la influenza—, es... Finíiiissssimo!.

Próximamente más ideas para construir un imperio económico aprovechando la influenza.

Manual del Buen Mentiroso

"Las mentiras, son nuestras mentiras; tus mentiras no son mis mentiras. Mis  mentiras son mi mundo; o sea, son tan verdaderas como mis verdades. Hay que ver que cuando la persona miente, es ella la que miente y la mentira forma parte de su mundo. Entonces, la mentira es respetable; de vez en cuando hay que mentir y hay que mentirse para darse animos. Eso se llama, 'la mentira sagrada'".
-Alejandro Jodorowsky

Les parecerá muy choteado, pero considero que el mentir es un arte hermoso que requiere mucha exactitud; ya que el más mínimo error podría hacer que todo lo pretendido se nos venga abajo. Y es que basta con pensar en lo que más entra en juego a la hora de mentir: la actuación. Un buen mentiroso, será sin duda un gran actor.

Antes de que sigas leyendo, tienes que asegurarte de que tienes lo primordialmente necesario para ser un buen mentiroso y eso es lo que yo llamo "inmunidad al sentimiento de culpa". ¿Por qué es necesaria la inmunidad? Fácil, ¿de qué te sirve mentir si después te sentirás mal por haberlo hecho?...

¿Cómo saber si el sentimiento de culpa te hace los mandados? Te propongo que hagas alguna de las siguientes cosas: cómete el pan que alguien más apartó; escóndele su juguete favorito a un niño; róbale los lentes a tu abuelito(a); sal y patea un perro; dile a tu hermanito(a) que es adoptado; desconéctale el monitor del CPU al colega en el trabajo; róbate las plumas de todos los del salón; ponle cuernos a alguien en una foto; orínate en la calle; falta un día al trabajo nomás porque sí; sal a pistear sin dinero, para que los otros paguen; coquetéale a un(a) feo(a); recomienda este blog; etc... Tal vez mis ejemplos sean bastantes absurdos, pero no se me ocurren otros mejores; yo nomás me dí cuenta que la culpa no es lo mío, así, sin experimentos.

Si has descubierto que no puedes contra la culpa; no tiene caso que sigas leyendo.

Antes de soltar una mentira, debes de tomar SIEMPRE en cuenta lo siguiente:

  1. ¿Es realmente necesario mentir? (¿Qué tan grande sería tu problema si dices la verdad?) 
  2. ¿Qué tan alto es tu nivel de credibilidad?
  3. ¿Te importa el hecho de que tu mentira afectaría demasiado a la otra persona si descubre la verdad? (Este punto es importante, ya que si de todos modos pretendes mentir, debes de crear una mentira per-fec-ta)
  4. Nunca debes de mentir para chingar al prójimo.

¿Por qué?

  1. Tienes qué pensar en los beneficios que obtendrás. Si no es REALMENTE necesario, no lo hagas... por eso estamos como estamos.
  2. Si tu nivel de credibilidad es bajo o nulo, primero tendrás que aumentarlo... tomará más tiempo, pero es por tu bien.
  3. Si esa persona a la que le mientes te importa, tienes que ser bastante inteligente como para no ser descubierto; ya que si te cachan: te chingas tú y se chinga el otro. Si la persona es tu amig@: me das asco.
  4. Porque no y ya. Somos mentirosos, no maricones.

Una vez seguro de que es necesario mentir y de que puedes hacerlo, puedes aplicar lo que viene a continuación.

El mentir consta de una serie de puntos divididos en dos grupos: los esenciales y los complementarios. Aquí su descripción:

  • Esenciales: Son IMPRESCINDIBLES, ya que sin ellos la mentira está completamente destinada al fracaso. Es decir, se encargan de darle solidez a nuestra mentira para que la víctima crea lo que se le dice. Según la manera en que se ejecuten, la víctima se creerá la mentira al 100% o la creerá de manera titubeante; todo depende de la inteligencia con que se lleven a cabo.
  • Complementarios: Se utilizan como soporte. Sirven para eliminar la desconfianza que pueda tener la víctima (por culpa de la mala ejecución de los esenciales). Pueden ser descartados sólo si se han cumplido debidamente los puntos esenciales. Por otro lado; si se usan en conjunto con los esenciales, el mentiroso quedará como el ser más honesto sobre la faz de la tierra.

Es decir, los puntos esenciales deben ser cumplidos al pie de la letra y en caso de que se necesite una ayudadita; los complementarios entran de soporte (no siempre son necesarios).

ESENCIALES

  1. Pensar antes de hablar y analizar la magnitud de la mentira. Si lo que quieres conseguir es grande, la mentira tiene que ser más grande. Se vale de todo.
  2. NO fanfarronear ni abusar de la improvisación. Aún cuando mientes, tienes que ser tú; no puedes pretender ser lo que no eres. Olvídate de decir cosas estúpidas y NUNCA subestimes la inteligencia de la víctima.
  3. Ser realista. Parecido al punto anterior, pero no. Se trata de usar la imaginación, no de abusarla. Por más grande que vaya a ser la mentira, no puedes inventarte cosas fantásticas, serás detectado inmediatamente. Es decir, debes estar consciente de lo que eres y usar cosas verídicas para construir tu mentira.
  4. Usar la oratoria. Da detalles, habla mucho, muéstrate seguro en todo momento. Promete que darás pruebas de que dices la verdad, eso nunca falla. Usa gestos, actúa.
  5. PROHIBIDO titubear. Si te asustas, se acabó. No importa qué tan nervioso estés: queda prohibido hesitar, quedarte callado y tartamudear. Si vas a hesitar, quedarte callado o tartamudear: hazlo a propósito y sólo para darle mayor dramatismo a tu mentira (por ejemplo, cuando finges que estás declarando tu amor o te estás basando en un hecho fictiocio-doloroso).
  6. Controlar la mirada. Mira siempre a los ojos, no parpadees, no bajes la cara. Es cierto eso de "a ver, mírame y repítelo".
  7. Confiar en la mentira. Muchos dicen que te la debes de creer, pero eso es un gran error. Si te crees tu mentira, pensarás que estás salvado y dejarás de ser cauteloso. Lo mejor es estar consciente todo el tiempo de que estás mintiendo, para que así consigas y busques más detalles que sustenten tus palabras. Para saber si tu mentira es confiable o no, tienes que decírtela y si te parece convincente, es buena. ¿Qué es preferible? Confiar en que tu avión no se caerá o creer que no se caerá.
  8. SIEMPRE estar ubicado. Debes estar consciente siempre sobre el lugar, tiempo y espacio de tu mentira. No puedes decir que estuviste aquí, estando allá... Es un error enorme.
  9. Estar atento. Es absolutamente necesario poner atención a la manera en que reacciona la otra persona ante tus palabras y tu forma de actuar. Según el nivel de reacción, corresponderá el nivel de actuación. Si la víctima reacciona de manera suave, aumentamos los detalles de la mentira o aplicamos alguno de los puntos complementarios. Es necesario, escuchar todo lo que te dicen para después usarlo en su contra.
  10. Recordar SIEMPRE tus mentiras. Este es el punto más importante de todos, ya que a causa de éste muchos son descubiertos. Al decir una mentira, tienes que pensar en las que has dicho y en las que dirás. NO puedes decir que te dio diarrea por comer mariscos, cuando anteriormente rechazaste una invitación diciendo que eras alérgico... ¿me explico? Puede que no te cachen al momento, pero más tarde sacarán conclusiones.

COMPLEMENTARIOS 

  1. Gesticulaciones y ademanes. Se dice que los mentirosos se ponen rígidos, por eso debes de mover las manos y tratar de actuar lo más natural posible. SIN sobreactuar.
  2. Hacer referencia a recuerdos existentes (reales o no). Aquí entran frases como: "es como aquella vez que..."; "¿te acuerdas cuando te dije que...?"; "ya sabemos que..."; etc...
  3. Ir un paso adelante. No esperes a que te digan "pero si eso es cierto, entonces... ¿?", detecta tus pequeños errores antes que el otro se de cuenta.
  4. Negar en todo momento la verdad. Si no pudiste adelantarte a la víctima, lo mejor que puedes hacer es negar en todo momento que la otra persona tiene razón. No importa si ya te cacharon, niégalo. Y si de plano sigue de terca la otra persona, dices "está bien, mentí; pero esa no es la verdad..." y te inventas OTRA mentira. 
  5. Si la duda ofende, oféndete. Éste lo utilizaría como último recurso, sólo debe ser usado en caso de emergencias. Es como cuando las mujeres dicen "ash! pues si no me quieres creer, allá tú...". Los hombres debemos decir "chale! pues ni pedo...". Y acto seguido, debes retirarte de la escena del crimen.

Ejemplo absurdo, pero contundente:

Llegas tarde al salón y hay examen.

—¿Por qué llegaste tarde si sabes que hay examen?
[Inserte cara de cansancio con preocupación] Lo lamento mucho, pero juro por Dios que hoy no fue mi culpa, mi hermanito se puso enfermo; estuvo tose y tose ayer, lo llevé al doctor con mi mamá y pues llegué en la madrugada a mi casa. LA VERDAD es que me ganó un poquito el sueño, pero ya estoy aquí... Si no me cree, MAÑANA le traigo la receta.

Explicando. Con los esenciales:

  1. ¿Cómo pensar semejante respuesta en tan poco tiempo? Hay examen, vienes corriendo, llegaste sin aire al salón... Teóricamente, tu respuesta ya la tenías desde que sabes que vas a llegar tarde; pero si no, la piensas mientras tomas aire. De la magnitud: ¿qué es más importante que un examen? La familia.
  2. Todos saben que eres un güevón, por eso dices "hoy no fue mi culpa". Y aceptas que te quedaste dormido (por güevón), pero por una causa de fuerza mayor. Haces más creíble tu visita al doctor al proponer llevar al día siguiente la receta -lo más probable es que no te la pidan y si te la piden, qué más da: ya hiciste el examen-.
  3. Se sabe que tienes un hermanito y que a cualquiera le puede dar un ataque de tos.
  4. Hay examen, tienes que actuar rápido. Por lo tanto, das una respuesta larga, la dices rápido y usas gestos. En fin, mareaste al profesor en menos de un minuto.
  5. Si hubieras dicho "ah... este... lo que pasa es que mi hermanito se enfermó", adiós a tu oportunidad de hacer examen.
  6. Todo el tiempo miraste al profesor a los ojos, las veces que cambiaste de dirección la mirada fueron para checar el reloj y para tratar de convencer con la mirada a los ñoños del salón.
  7. Si te creyeras la mentira de un hermanito enfermo, te causaría conflicto y buscarías otra respuesta. Confías en que la enfermedad hipotética de tu hermanito te salvará y que él está a salvo como para comprarle un helado cuando regreses a casa.
  8. Si hubieras estado pistiando una noche anterior en un lugar donde alguien del salón pudo haberte visto, adiós examen. No es que toda la gente sea rajona, pero es mejor no arriesgarse.
  9. Si el profesor pareciera no creerte nada, necesitarías meter el nombre de la enfermedad (una existente, de preferencia).
  10. Si hubieras olvidado la vez que dijiste que tu hermanito tenía varicela y hubieras usado esa mentira esta vez. ¿Qué habría pasado?

Como ya se sabe, si se ejecutan bien los 10 puntos anteriores, no se necesitarían los complementarios. En caso de usarlos, sería algo así (explicaré los cinco puntos, aunque no es necesario usarlos todos):

  1.  La cara de cansancio-preocupación y el checar el reloj constantemente.
  2. Se usaría una frase del tipo "acuérdese que ya le había contado que mi hermanito es bastante enfermizo...".
  3. Suponiendo que el profesor piense que seguramente "¿y por qué si está tan enfermo, no te quedaste con él?". tú te adelantas y dices "La verdad es que sí estaba un poco grave, pero mi mamá me dijo que no me preocupara que ya la fiebre se le había quitado y que me viniera a la escuela".
  4. Si el profesor dice "tus compañeros te vieron ayer tomando"... por más que sea cierto, dirás "no puede ser, yo estaba en el hospital"... una y otra vez, SIN titubear.
  5. Han llegado los testigos que te vieron pistiando... ¿Ahora qué? Sigues negando la verdad, te ofendes y dices: "Está bien... no me crean; mañana traeré mi comprobante"; das las gracias y te retiras ofendido (no tienes de otra más que conseguir el comprobante).
¿Qué hacer cuando nuestra mentira es completamente descubierta?
Nada, aceptar el error y aplicar correctamente los puntos aquí descritos para la próxima.

--------------------------------------------------------

Aclaro que no me considero un experto en la materia, por lo que probablemente se me escapó uno que otro punto; pero les garantizo que con los aquí mencionados —aplicándolos a la perfección—, sus mentiras serán absolutamente verdaderas. De igual manera, espero sus comentarios y que me digan si hay algún punto importante que haya omitido. Si tienen una mejor técnica, es bienvenida.

Asimismo, dejo claro que este manual es para mentir de manera importante (cuando es necesario). Si necesitas un manual para las mentiras pequeñas y piadosas: te compadezco. Y si quieres mentir para llamar la atención: no eres bienvenid@.

Pensaba poner más ejemplos, pero eso hubiera hecho este texto más extenso de lo que ya es. Por lo que he decidido publicar un post después con algunos ejemplos y aclaración de dudas.

En fin, espero no usen esto con malas intenciones. Si quieren consultar este manual en cualquier momento (y verlo con un formato más decente), aquí lo pueden descargar.

Próximamente: "No puedo/quiero decir la verdad, pero tampoco quiero mentir: ¿qué hago?".

P.D.: El sexo no es una mala intención. Los quiero... mintiendo con estilo.


Hagamos algo "llegador"...


Play: "Sigur Rós - Hoppípolla"

Últimamente he visto varios videos-cortos-anuncios con "Hoppípolla" como canción de fondo: uno, dos y tres; por poner ejemplos. Clávense en la textura de las imágenes y la rola... ¿Ya?... Ahora vean cualquiera de los tres ejemplos, pero sin audio... ¿Ya?... ¿Lo notaron?... Bien.

Reconozco que la canción es bastante 'bonita' y 'llegadora' (igualmente, creo que el video no tiene madre). Por eso mismo, hoy les propongo a todos que hagamos videos profundos y llegadores para despertar la consciencia de la gente sin escrúpulos que habita en nuestro planeta. ¿Cómo? Aquí las instrucciones:

  1. Agarren su cámara de fotos o de video (la de celular también sirve) y salgan a la calle para capturar cosas profundas (en blanco y negro, de preferencia). Ejemplos: un pájaro en medio de la nada, una planta marchita, un gordito embutiédose un sandwich, la parejita de novios fajonéandose, la fuente con sus chorrotes de agua (no importa el agua sucia), el viejito tosiendo, las palomas, la viejita caminando difícilmente, algún niño de la calle, un vagabundo durmiendo feliz, los niños caníbales, el señor del puesto de hot dogs, gente saliendo de una iglesia, el comediante urbano, etc... Total, estamos rodeados de imágenes conmovedoras.
  2. Ya con su material en stock, dispónganse a pasar todas sus imágenes (en video o en foto) a la computadora.
  3. Abran el "movie maker" o cualquier otro programa de su preferencia y pónganse a armar una secuencia de imágenes con transiciones bonitas y cortes no muy bruscos.
  4. Escojan un título llegador para que aparezca al inicio del video con letras negras sobre fondo blanco.
  5. Una vez armado nuestro video, falta darle el toque final para que sea realmente hermoso. ¿No se imaginan qué es? ¿Seguros?... Así es, le atinaron... Añadimos de fondo "Hoppípolla" (click para descargarla).
  6. Súbanlo a YouTube y promocionen el link en todos lados.
  7. Listo. A recibir comentarios conmovedores y sentirse orgullosos... han hecho su aporte para cambiar el mundo.

Aclaro que, de verdad, la canción se me hace muy chingona y en general me gusta la música de Sigur Rós (por más choteados que puedan o no estar); sin embargo, en ningún momento este post pretende ser de fan y mucho menos una queja contra el uso excesivo de la canción. Es más bien una burla hacia la poca objetividad de la gente y espero que así se haya entendido.

Y sí, cada quien su cola... pero no.


P.D.: Pensaba postear hoy mi manual, pero me dí cuenta que necesito pulir mis puntos; así que tal vez me tome más tiempo del que pensaba. Los quiero... haciendo videos.

Sí, pero no...

—¿Sabes lo que hago cuando las viejas no me creen lo que les digo?
—No, ¿qué?
—Me imagino que estoy hablando contigo y entonces salen cosas bien chingonas.
—O sea, ¿cómo?
—Sí, me vuelvo un romántico incurable...
—Chale, ¿o sea que a todas les dices lo mismo?
—Sí, pero no...
—... ¿? [Inserte mirada de 'más vale que te expliques y que te expliques bien']
—Es fácil, tal vez les digo lo mismo; palabras más, palabras menos. Pero la diferencia es que a ellas les miento y a tí no. ¿Ya?
—O sea que yo. Bueno, que tú... ¿?
—¿Ves? Ni era tan difícil de entender.
—Ja.

Y es así como uno, público conocedor, dice mucho sin decir nada.

P.D.: Próximamente el "manual del buen mentiroso"... Sí los quiero... pero no.

La belleza cuesta...

... casi siempre, mucho cerebro:

 "don't hate me... yes i know i' m beautiful! jaja no m odies x cr bonita...
odiam xq tu novio m lo dijo! shopholic! :)" (sic)

Como ya he dicho, soy fans de mis contactos de msn.

Aclaro que la vieja dueña de semejante frase, sí, es muy bonita y... más allá de eso, está BUENISISISÍSIMA. Aunque muy MUY lejos de ser brillante.

Pobres mujeres buenísmas, tan lejos de un cerebro y tan cerca de los Estados Unidos... ahh no, eso no.

P.D.: No estoy generalizando... mucho. Las quiero... ganándose el odio de las novias de los que les dicen bonitas.

Ignorantes Ofensivos...

"Disculpa mi ignorancia, pero, ¿qué es/significa [COSADESCONOCIDA]?"

Siempre que me dicen esa frase, siento una mezcla entre risa-lástima-chingoneidad-admiración. Me da risa que piensen que soy tan culero como pa' burlarme (igual lo hago, pero al final explico). Me da lástima de saberlos tan inseguros (por el hecho de preocuparse por lo que la otra persona pudiera pensar). Y me siento chingón porque sé algo que ellos no saben y puedo darme el lujo de explicarles (esto aunque cualquiera lo niegue, siempre es razón de agrandar ego). Pero a pesar de burlarme o no, admiro el hecho de que se atrevan a preguntar y no quedarse con la duda.

Con todo y lo anterior, no entiendo por qué la gente se disculpa por no saber algo; si bien hay cosas que son 'básicas' de conocer o saber, tampoco creo que pase nada si uno las ignora. Es decir, para mí eso de "la duda ofende", puede ser cierto; pero creo que se ofende más uno mismo si  se queda con la duda.

Muy lejos de mi capacidad de razonamiento queda el cómo es posible que a la gente le de pena preguntar el significado de las cosas, pero que no les importe hacer preguntas del tipo '¿Cuánto ganas?', '¿Son naturales?', '¿Será puto?', '¿Qué le habrá visto?'... Simplemente: no mamen que enamoran.

¿Estos individuos se disculpan porque tienen miedo? ¿A qué? ¿A que la persona que sabe lo que ellos no saben les diga o piense que son unos pendejos? Eso de igual forma se los dirán/pensarán.

Todos alguna vez nos hemos reído de cosas que no entendemos, yo muchas veces me río no por el significado del chiste; sino por la manera en que es contado... hay cosas más cagadas que el significado de la cosa en sí, ¿me explico?

En fin, retomando, a mí nunca me ha gustado quedarme con la duda. Siempre me da por preguntar todo y tratar de 'investigar' hasta resolver mi duda. Eso sí, me caga la gente que se la da de muy chingona para todo; pero cuando les preguntas algo, no saben ni cómo explicarlo... Ésa siempre ha sido la razón por la que más de una vez me fui a extraordinarios, en lugar de pasar la materia como dios manda: profesores que se hacían pendejos y respondían todo, menos lo que uno les preguntaba... mejor estudio solo, putosssss.

Me han pendejeado más de una vez por ignorar cosas 'lógicas' y sinceramente me vale madre, ya que muchas de esas veces he terminado más informado que el cabrón que me dijo pendejo; y eso me provoca una satisfacción bastante cabrona.

Cabe aclarar que también me caga la gente que pregunta puras mamadas a todo momento, y con esto me refiero a la pinche gente güevona que pareciera desconocer la existencia de Google o de la reputísima Wikipedia.

Resumiendo (y aunque parezca contradictorio), es bueno tener dudas repentinas, ya sean básicas o complejas... Pero tener MUCHAS dudas 'básicas', ya es un pedo grave.

Es por eso, público conocedor, que a partir de hoy los exorto a que cuando tengan alguna duda o no sepan algo; se limiten a decir con toda seguridad:

"¿Ah chingá? ¿Y eso qués?"

Tal vez reciban una que otra mirada extraña, pero al final, les aseguro que su duda quedará resuelta con gusto. Aparte de que, según yo, entre más pendejo te sepas... más cosas aprendes. Y a fin de cuentas, todos somos unos pendejos.

P.D.: Ya saben, soy el nuevo OG Mandino... Los quiero... ignorando.

Tip Finísimo XXIII

Tip XXIII: Hacerte dos o tres pajitas para combatir el insomnio y poder dormir como bebé, es... Finíiiissssimo!.

Tip inspirado en el dicho sapientísimo y popular: "No hay insomnio que resista tres chaquetas...", propuesto por este cabrón.

Supongo, no, no supongo: estoy casi seguro que con las mujeres funciona igual. Corríjanme si me equivoco (no creo que lo hagan, la verdad).

Mujeres de valor...

¿Han visto la nueva campaña del rechingado canal de las estrellas, llamada "Mujeres de valor"? Clávense en la textura: CLICK.

Pues a través de este humilde blog, como siempre, al servicio de la comunidad, les abriré los ojos para que no se dejen chamaquiar. A continuación, mis candidatas a VERDADERAS mujeres de valor:

Sor Juana Inés de la Cruz: Dirán muchos que sólo son 200 varos, pero tomemos en cuenta que hay muchos billetes. Además de que hace más milagritos que la virgen, ¿quién no ha usado una Sor Juana para agilizar un trámite?

* Se ve mejor que la Reina Isabel, ¿apoco no? *

2) Otra mujer de gran valor es María Asunción Aramburuzabala, la mujer más rica de México. A quien agradezco infinitamente su labor en Grupo Modelo y su cerveza León. Sobra decir que la neta yo sí me le daba con todo y sus cuartentitantos añitos.


Pero ya, así, así... Sin temor a equivocarme, la mujer que tiene más valor que todas es:

 
*¡Deleitosa! Me pones invisible, ¡¡sabrosa!!... *

Y bueno, esas fueron mis candidatas; probablemente se me escaparon algunas, así que se aceptan propuestas. No se vale mencionar a sus mamacitas, ya todos sabemos que las mamás "valen madre"... ¿niéguenmelo?

 En fin, me voy... Esa foto de Lynda Carter, me levantó... el ánimo.

P.D.: Sé que la campaña es pa' mujeres mexicanas, pero igual me vale madre... Los quiero... agarrando valor.

Dolor verdadero...

Mariana sufre porque su novio le acaba de confesar que está enamorado de otra, tiene roto el corazón. Por esta misma razón, lleva encerrada en su cuarto todo el día.

Eduardo (hermano de Mariana), toca la puerta del cuarto de su hermana:

—¿Quién?— dice Mariana.
—Yo— contesta Eduardo.
—¿Qué quieres?

Eduardo abre la puerta, entra y se sienta en la cama:

—Me mandó mamá para avisarte que ya casi está lista la cena.
—Dile que no tengo hambre.
—¿Qué te pasa?— Eduardo ha notado la tristeza de su hermana.
—Estás muy chico todavía, no entenderías lo que me pasa...
—Claro que entendería, ya tengo 5 años...
—Ya te dije, no entenderías. No tienes ni idea de lo que significa el dolor...
—¡A que sí sé! Me he caído muchas veces y apuesto a que ni aguantas nada.
—¿Ah, sí?  ¿Alguna vez has sentido que el alma se te sale del cuerpo? ¿Que quieres llorar pero que no debes? ¿Que por más que te sobes el dolor no se va? En resumen: ¿Alguna vez has sentido que la vida se te escapa en un instante?
—Mmmmm....

Eduardo ha salido del cuarto de su hermana sin decir nada, ha decidido seguir jugando con su bici y está dispuesto a conseguir mínimo uno de los tantos trucos de BMX que ha visto en la tele. Recuerda que para practicar sus trucos necesita una rampa, así que sin importarle en absoluto las leyes de la física, ha logrado improvisar una rampa con unos cuantos ladrillos y la caja de la televisión que acaban de comprar su padres hace 3 días...

"Rrrrrrrrrrrun rrrrrrrrrrrrrrrrun!": Eduardo se encarrera a máxima velocidad en dirección hacia la rampa y justo cuando va a la mitad de ésta —Crrraaaaaaaaash!—, la rampa no ha soportado su peso. El cartón se ha doblado y la bicicleta se ha frenado casi de golpe al momento en que se encuentra la llanta delantera con los ladrillos, Eduardo no pudo hacer gran cosa... se ha caído y se ha puesto tremendo pinchechingadazotenomames en la entrepierna...

Han pasado ya cinco minutos y Eduardo sigue en el piso, sobándose los buebos... el dolor no se va.... Diez minutos y con mucho esfuerzo ha logrado apenas ponerse de pie. Entra a la casa de forma disimulada, caminando lentamente con su dolor a cuestas y en secreto. La mesa está servida y la familia —sin Mariana— dispuesta a cenar:

—Mi niño, justo estaba por gritarte para que ya te metieras a cenar. Anda a lavarte las manos— dice la mamá con toda la ternura del mundo.
—No tengo hambre, voy a mi cuarto...

Eduardo por fin ha entendido el significado del dolor.

----------------------------------------------------------------------------

Ahora entiendo por qué muchas mujeres no entienden nunca lo que es el dolor. Si Eduardo hubiera sido niña, ¿cómo lo habría entendido? ¿ah, verdá'? Igual y sí entendería, pero definitivamente no tan pronto.


P.D.: Los quiero... dando saltos en bici.

ORTOgrafía...

Ella me mandó un mensaje del tipo de: "esOs bn azhii k apnaS ii c Ntiendhen zii zzaBn komO?!?!?". Y pues siempre he dicho que cada quién su culo, pero hay cosas que yo nomás no sé perdonar, así que le marqué.

—Quiobo tú, ¿cómo estás?— dije.
—Bien, bien. ¿Y tú?— dijo ella.
—Pues aquí, pensando en tí...
—¿Ahh sí? ¿Qué piensas? (Con ese tonito que usan las mujeres cuando quieren saber algo que obviamente no dirás)
—Pues no mucho. Nomás llamé para decirte que tus mensajes me gustan mucho.
—¡Aaaaayyy! ¿En serio? (Con ese tonito de 'ya sé, pero dímelo de nuevo')
—Sí. La neta, la ORTOgrafía que usas en tus mensajes, me pone cachondo.
—¡Ay, no seas burlón!
—En serio, tienes una excelente ORTOgrafía.
—¿Por qué lo dices?
—Porque parece que escribes con el orto...
*Prtchrmsh!!!!*...— me colgó.

Pinche gente, no aguanta ni una bromita.

P.D.: Ahora ya saben, para bien o para mal: todos tenemos buena ortografía. Las quiero... queriéndome.

Humor es... ¡Jesucristo! Parte II

 
  
  

Sé que el chiste llegó tarde, ya que hoy estaría resucitando (Jesús, no yo)... Pero bueno, acá está el primero

P.D.: Una disculpa por mi mala edición de imagen. Los quiero... rezando.

"No mames. Eres una mamada, we..."

 
* Después de la risa me dijo: "Estoy viejito pero saludable" * 1

Más de una vez me han dicho la frase que da título a este post. Y sí, lo acepto "soy una mamada". Estoy seguro que varios de ustedes también han escuchado semejante frase.

Lo peor de todo no es admitirlo, lo peor es que ya me lo han dicho tanto hombres como mujeres; por lo que ya no sé si soy una mamada de pito o una mamada de volovan.... Es decir, tengo crisis de identidad.

Cosas como las de aquí, aquí o aquí —por poner ejemplos—, me han hecho acreedor a semejante título: "El Monsieur de La Mamada" (me gusta imaginar que así me ven —con caché—). Pero bueno, más allá de los ejemplos, varias de las cosas que digo y porlasquemedicenloquemedicen, son de las cosas más insignificantes que se me ocurren... no me imagino qué pasaría si contara por qué los negros son tan buenos atletas; o el por qué unas manos bonitas en las mujeres, son harto importantes; o el por qué las gorditas y las no-tan-feas —en su mayoría— son bastante 'cultas'... e-te-cé.

Retomando. Todos tenemos claro lo que es una mamada (me quiero imaginar... mmmmmmhhh!.. OK, eso no... quiero imaginar que todos lo saben, pues), pero:

¿Qué es ser una mamada?

Según los conocimientos que he adquirido —yo, que he estudiado en la mejor escuela del mundo (La Universidá' de La Vida)—, eres una mamada cuando:

  • Respondes cosas que la gente no está acostumbrada a escuchar.
  • Actúas de una manera en la que no eres 'normal'.
  • Defiendes tu postura con argumentos tan efectivos como el diálogo de alguna película o poniendo como ejemplo a algún personaje de caricatura.
  • Dices lo que realmente piensas, sin importarte si suena vulgar o si no es el lugar indicado.
  • Dices "sssuculenta" en lugar de "mi amor".
  • Contestas: "yo no leo, me espero a que salga la película" (Ojo con esta, si no la dices con mucha seguridad te pueden contestar: "por eso este país está como está"... y no queremos eso.)
  • La gente piensa que contigo no se puede hablar en serio.
  • Explicas todo de manera absurda, pero llena de razón.
  • Tienes un blog... como el éste que estás leyendo.

En fin, —como siempre— supongo que se me han ido bastantes puntos, pero es jueves santo y ya me tengo que ir a misa... Resumiendo (desde mi punto de vista):

"Te conviertes en una mamada cuando toda tu vida parece una caricatura y nadie considera tus asuntos como serios."

Chale, los dejo... me voy a llorar... después de misa, claro está. Soy patético, lo sé... Si desean mencionar algún punto, bienvenid@s.

NOTA 1: La conversación es un extracto de la plática que tuve con mi tata: un chingonazo con el bryce.

P.D.: Espero me ayuden a resolver mi conflicto de identidad. Los quiero... haciéndole a la mamada.

Muéranse de envidia...

 

Los dejo... Iré por costales de azúcar refinado y moreno, los mezclaré y entonces sí: VACACIONARÉ EN MI PLAYA FINÍIISSSIMA, RICA Y DULCE.

Nomás no me odien.

P.D.: Aí' les encargo el changarro.

Tip Finísimo XXII

Tip XXII: Comprar un pañalote y echarte a ver una película cuando tienes diarrea —con la única finalidad de ahorrar la fatiga—, es... Finíiiissssimo!.

Ni hablar mujer, traes puñal...

"Nat King Cole - L-O-V-E"
(púshenle al play)

Eduardo y Ana están recostados en la cama, escuchando y cantántose "L-O-V-E"; mientras se miran fijamente a los ojos.

Él, recorre con su mano el rostro de Ana y termina acariciando su cabello. Ella hace lo mismo, pero termina acariciándole la entrepierna. Sonríen y siguen cantando, llegan a la parte de la canción que dice:

Take my heart and please don't break it
Love was made for me and you

Después de las últimas líneas del coro, entra el sólo de trompeta y Ana se lanza sobre Eduardo. Ambos se entregan el uno al otro y se fusionan en uno de los mejores besos que nadie podría darse. Eduardo sigue acariciando el cabello de Ana (es lo que más le gusta de ella) y Ana ha conseguido que ambos se quiten la playera. Se escucha el jadeo que los dos producen, Ana besa el cuello de Eduard, mientras que él le acaricia las nalgas. El beso continúa y Ana está irreconocible ("está en su punto", pensaba él). Eduardo ha desabrochado el pantalón de Ana. Al sentir esto, Ana jadea con más fuerza, continúa con su labor en el cuello y frota con más fuerza el pene de Eduardo. Eduardo le ha quitado el sostén y comienza a besarle las tetas ("ni la mejor pornstar las tiene tan bonitas", decía él); al mismo tiempo que pronuncia las palabras mágicas: "Estás deliciosa". Dichas palabras producen en Ana una sensación indescriptible, no puede más: le ha desabrochado el pantalón y comienza a chupar como nunca. Eduardo sabe lo que acaba de conseguir, por lo que se limita a acariciarle la cabeza y jalarle el cabello de vez en vez, mientras Ana continúa con lo suyo... Cambio de posiciones... Ana regresa... Le toca a Eduardo de nuevo (él lo disfruta demasiado) y por fin lo dice: "Sabes riquísimo"... Los hemos perdido.

Ambos se están disfrutando como nunca, la canción ya se ha repetido más de 10 veces y aquello terminó en una mega orquesta de gemidos, golpes de piel y rechinidos de colchón... Ana está arriba... siguen... siguen... llegan. Los dos han llegado a donde tenían que llegar, increíblemente: gritan al mismo tiempo. Ana se desmonta, se miran y se carcajean.

Una vez recostados nuevamente en paz. Mirándose a los ojos:

—Gracias...— dice Eduardo.
—Jódete...— contesta Ana.
—¿Ah?
—Eres un estúpido...
—Pero...

Ana interrumpe a Eduardo clavándole un cuchillo justo enmedio del pecho. Lo apuñala una y otra vez hasta cansarse... Él creyó que ella lo había perdonado. Ella ni perdona ni olvida.

Ana está recostada a un lado del cuerpo sangrante, mira y acaricia el cuerpo muerto de su amado:

"Todo era perfecto entre los dos. No tenías por qué mentirme, sabías lo mucho que odio las mentiras."

No, Eduardo no había sido infiel: Ana simplemente se enteró que a Eduardo nunca le gustó Nat King Cole. ¿Exageró? No, los mejores momentos que pasaron juntos, tenían de fondo canciones de Nat King Cole...

P.D.: "Con su permiso, me voy a casa a tener un ataque al corazón"... Ah, sí: Los quiero... mintiendo.


¿Y quién dijo que yo?

—¿Por qué te enamoraste de mí?
—¿Quién dijo que estoy enamorado?
—¡Ash! Bueno, ¿por qué te gusto?
—Porque te sabes descosida.
—¿Y eso qué tiene que ver?
—Que "hay un roto para cada descosido"... o algo así.
—¿O sea que tú estas roto?
—Sí, y mientras te sepas descosida... no habrá ni medio pedo entre los dos.
—¿Y qué pasará cuando uno de los dos ya no esté roto o descosido?
—¿Sabías que las mulas son estériles?
—¡Osh! ¿Eso qué tiene que ver?
—Suponiendo que fueras una mujer plena y feliz, ¿estarías conmigo?
—Buen punto...

Y fue así como recibí uno de los mejores abrazos del universo... deagh!, ni me gustan los abrazos.

No hay cosa que me agrade más que cuando la gente entiende las cosas... Bueno sí, me gusta mucho más cuando la gente cree que digo lo que no me gusta decir.

P.D.: Mujeres, cuidado con el choro mariador, mejor háganle caso a esta mujer. Machines, no intenten esto en casa.

Si llego a viejo, quiero ser como Clint Eastwood...

Hoy fui al cine después de mucho tiempo (solo, no me gusta ir acompañado: "Es que soy bien fan gggüé y la gente no sabe apreciar luego lo bello que es el cine... o sea, ¿sí me entiendes, güey?" —a veces voy con otro wey igual de antisocial —) y vi 'Gran Torino'.

La descargué poco tiempo después de su estreno en los E.E.E.E.E.E.U.U.U.U.U.U., pero ps no la iba a ver porque: "Es Clint Eastwood, no mames... hay que verla en el cine, gggggüé!". Así que ahí estaba yo, sentadito hasta atrás justo enmedio de la sala, con mínimo 5 asientos de cada lado que me separaban de la chusma (la sala no estaba para nada llena): había una pareja de viejitos bien rifados, se notaba a leguas que eran fansss de Clint Eastwood; una pareja de recién casados con un bebé —yo rezaba porque no fuera a convertirse en un dolor de gónadas, y no, se portó bien... respetó a "tito Clint"—; otra pareja por aquí, otra por allá... Chingadamadre! Acaba de llegar una y se sentó justo 2 asientos a la izquierda de mí... OK, ya se fueron hasta la esquina... bien.... Pppputamadre! llegó otra parejita de gordos y se sentaron donde estaba la anterior... ok, se ven buen pedo...

Aclaro que este post es más bien terapéutico. No pretendo que mi opinión respecto a la película sea tomada en serio (porque no soy crítico), aunque si tuviera que hacer una reseña, sería esta:

Empezó la película. Primer plano de Clint Eastwood: me chorrié. Siguió la película: me volví a chorrear. Apareció el Gran Torino 1972: "yavalióvergavoyatenerquetirarmiscalzones!"... La película continúo sin contratiempos y yo bien contentote con mi erección grado 4... Esperen, ¿qué es ese ruido?... "No voltees, cabrón, no voltees!"... Volteo y ¿qué creen que ví?... No, no era el bebé... El pinche gordo y su gorda están trague y trague haciendo un chingo de escándalo (la neta era un ruido mínimo, pero soy muy intolerante)... ¡¡¡PUTOS!!!.... OK, ya se cansaron de tragar (duraron como 10 minutos). Todos quietos, al fin ha regresado la calma y yo sigo con mi erección... Me sigo chorreando.

Y así transcurrió la mayoría de la película, yo sonriendo y con una erección cada vez más y más dura que cualquier barra de titanio.

Es mi deber comentarles, porque los quiero —en serio... OK, no—, que la neta casi lloro al final de la película. En parte por la escena, y en parte porque me cuesta mucho trabajo asimilar el hecho de que ésta es la última película en la que Clint Eastwood actúa (aunque él dice que eso nomás fue un rumor).

En fin, grosso modo, Clint Eastwood cumple con lo suyo: ponernos cachondos. Si bien la película viaja sobre una trama sencilla, no hay un solo momento de pretención y logra criticar  de manera contundente los pensamientos reprimidos que todos llevamos dentro. Sobra decir que "Tito Clint" cumple con su papel de manera impecable (como siempre); aunque en esta ocasión es increíble ver lo cagado que puede ser cuando se lo propone. Y por si lo anterior fuera poco, vuelve a demostrar que el cine no se hace con dinero: se hace con güevos.

Resumiendo, me volvió a quedar clarísimo la razón que tenía —y tengo— al decir:

"No soy puto, pero yo sí me le daba a Clint Eastwood..."

Otra cosa que también me hizo cagarme y chorrearme de emoción fue cuando empezaron a aparecer los créditos y escuché esto:

*Clávense en la textura de su voz de teporocho.*

P.D.: Calificaría la película, pero Eastwood es un Semidios y yo... yo no soy nadie. Ahora sí, no podrán llamarme "pretencioso"... lero lero. Agradeceré me regalen un par de calzones nuevos.

Humor es... ¡El gober precioso!

Advertencia: Chiste de muy —MUY— mal gusto.

Advertidos están...
 
  
  
  
  

P.D.: Este blog todavía confía en la memoria colectiva. Los quiero... recordando.


No siempre es bueno ser sincero...

Sentados debajo de un árbol viendo el cielo (la Luna, para ser exactos):

—¿Estás pensando lo mismo que yo?
—No.
—Ash, ¿cómo sabes que no?
—Porque no creo que estés imaginándote desnuda...
—¡Ay! ¡Eres un idiota, vete de mi casa! ¡Naco!
—¡Chingá! Primero preguntas y luego te enojas...
—¡Estúpido, lárgate!

Y fue así, público conocedor, que entendí que con la comida no se juega... Prrrtt!

P.D.: Gracias totales (muchas) por sus comentarios en el post anterior. Ahora sí, me cae que ya los quiero... un poco menos lejos.