Archive for septiembre 2009

Blue Screen...

Advertencia: Post lleno de filosofía barata, contradicciones constantes y retórica ininteligible.

Algunas veces (y digo algunas, porque mi percepción de la vida "cambia constantemente, ggüé") siento que la vida funciona con Windows —en cualquiera de sus versiones— como sistema operativo: se actualiza sin pedir permiso, se infecta de vez en cuando, está llena de "pantallazos de la muerte" y —lo peor— deja de responder en cuanto las cosas se ponen difíciles; entre muchas otras cosas más.*

Cada quién decide si formatea su computadora en cuanto un problema mínimo se presenta o si prefiere buscar incanzablemente hasta localizar cuál es el programa/virus que ocasiona el caos y deshacerse de él... No, llamarle a un "técnico" para que solucione el problema no puede ser una opción en este caso.

Me considero parte del segundo grupo, pero en cuanto me doy cuenta de que el problema no se solucionará del todo: decido no complicarme la existencia; respaldo y formateo.

Es por eso que hoy, querido lector, le traigo la solución ideal para no perder la cabeza cuando su Windows pirata comience a fallar:

Acostúmbrese...

*Sí, sí: las actualizaciones se pueden desactivar, las infecciones se van con un buen antivirus, los pantallazos de la muerte ya no están de moda y todo depende del tipo de computadora que se tenga.

P.D.: Este post pretendía ser "serio", pero se me fue la idea y terminé emputado; mátenme. Los quiero... usando OS X.

¿Tú, puta?

A veces despierto con una serie de pensamientos bastante cerdos y ofensivos. Amanezco con muchas ganas de llamarte para hacerte preguntas indiscretas y propuestas indecorosas. Por ejemplo, me gustaría saber cuánto me cobrarías por dejarte morder un pezón; cuál es el precio que hay que pagar para poder beber un litro de tus jugos; o si me permitirías asfixiarte nuevamente con el producto que me cargo en la entrepierna.

Dudas como las anteriores y muchas más se la pasan atormentando mi mente durante todo el día, al mismo tiempo que me hacen sentir un ser superficial y una basura humana por no ser capaz de recordar cosas más allá de tu deliciosa figura y tu imponente manera de entregarte al sexo... Afortunadamente, esta sensación no me dura mucho tiempo, y es que, ¿quién es capaz de recordar algo bueno de una persona como tú?

Seamos sinceros: haberme abandonado para irte con aquel viejo arrugado de escroto altamente elástico, no fue precisamente un acto de caridad; fue una culerada en estado puro.

Durante mucho tiempo confié ciegamente en el amor que decías tenerme. De hecho, llegué a pensar que por eso actuabas de manera tan espectacular en la cama conmigo. Triste fue darme cuenta que no era más que interés por mi dinero de una manera muy descarada: me hiciste conocer el poder de una vagina en todo su esplendor —te adueñaste de mis güevos y, con ello, de mi voluntad.

Me gustaría poder decirte que ese pinche viejo impotente nunca te dará lo que yo te di, pero después recapacito y me doy cuenta de que yo tampoco podré darte aquello que te di. Te encargaste de que así fuera: me dejaste parapléjico.

Tip Finísimo XXXVI

Tip XXXVI: Comprar lo mismo, pero más barato* y culpar a la crisis, es... Finíiiissssimo!

*No sólo me refiero a los medicamentos.

De la hipocresía

Siempre he pensado que la hipocresía existe porque la gente no sabe vivir con el desprecio ajeno. Vivimos rodeados de buenos modales y de gente que tolera las pendejadas de otros por el simple hecho de que a todo el mundo le da miedo lo que pueda pensar el de al lado.

Muchas veces no sólo es para evitar el desprecio del otro, sino también porque uno tiene que aguantar casi agüevo (al 'jefe', a la familia, a los amigos/compañeros, etcétera). No digo que esté mal, al contrario; es necesario.

Pienso que todos somos hipócritas de vez en cuando, por eso es que no entiendo a los que dicen "ash, me caga la hipocresía"... No mamen, o sea, sí: es cagante, pero todos lo practicamos de vez en cuando. Entiendo que molesta cuando las personas fingen de más y sobreactúan lo bien que uno les cae; ahí sí, los pendejos son ustedes por no darse cuenta.

En cuanto a mí, sí, soy una persona demasiado intolerante; pero creo que la mayoría de las veces que TENGO QUE aguantar a alguien, lo hago bastante bien. Me limito a escuchar y después a opinar —sólo si se me pide mi opinión—, aunque por dentro esté maldiciendo mil veces a la persona en cuestión. En el caso contrario, cuando NO TENGO QUE aguantar, no veo por qué habría de fingir que soy a toda madre —que sí lo soy— y casi siempre termino mentando madres al mismo tiempo que soy catalogado como "un pinche mamón"... No digo que sea bueno, pero funciona.

En resumen: creo que existen más pendejos que hipócritas. El hipócrita aguanta por necesidad, mientras que el pendejo aguanta por miedo.

¿Cómo saber a qué grupo pertenecen?... Si a estas alturas no lo saben, los compadezco.

P.D.: Intento aprender a disfrutar de los pepinillos (sin albur, cerdos), se aceptan sugerencias de platillos que los contengan. Los quiero... queriéndome.


Post absurdo...

NOTA: Favor de entender el título literalmente.

A veces me dan ganas de dejar el anonimato y publicar alguna foto mía haciendo alguna de las tantas pendejadas que se me ocurren: ya sea actuando chistes o haciendo algún performance espectacular y lleno de colorido... PERO, mi paranoia no me lo permite (temo ser acosado, secuestrado, balconeado, etc,), además de que supongo que ya no es para nada "innovador"...

Es por eso que ustedes quedan privados de mi genialidad la mayoría de las veces. Aunque la verdad es que me gustaría ser reconocido por las calles y sentirme famoso por 15 segundos.

--------------------------------------------

¿Alguna vez se han preguntado cosas cuya respuesta es inexistente o difícil de conseguir?
Yo sí, siempre. La última pregunta que ha venido a mi mente es: ¿Por qué la gente es tan incrédula?*

Mi cumpleaños está muy cerca —nací en septiembre— y me gusta pensar que fui concebido durante la cuesta de enero. Me encanta la idea de que a mis padres se les haya ocurrido liberar el estrés post-gastos navideños 'with the old in-out'... Bueno, no es tan agradable, pero es una bonita explicación, ¿apoco no?.

--------------------------------------------

Mi progreso con las muelas va bastante bien, se dice que he bajado de peso, pero yo digo que son puros rumores: mi panza es la misma de siempre... creo.

Por otro lado, hay opiniones encontradas en cuanto al nuevo diseño del blog: a unos les gusta, a otros no, y otros ni han votado... Aunque hacen bien; les guste o no, el diseño se queda.

En fin, no les quito más mi tiempo.

*Sí, hay mensaje oculto.

P.D.:  Si alguno de ustedes sabe cuándo es mi cumpleaños, le agradeceré que no lo mencione. Gracias. Los quiero... preguntando cosas sin respuesta.

ACTUALIZACIÓN: Sus comentarios me han hecho recordar una de las razones sobre por qué ahora menos que nunca revelaré mi identidad: varias personas piensan que podría ser como Clint Eastwood y eso es algo que no puedo echar a perder. Gracias por su comprensión, los quiero.

Viva el país que se nos muere...

Los temas 'serios' no se llevan muy bien con este blog. Podría quejarme de mil maneras de la situación actual de este país, pero no lo haré... Al menos no tan así.

Es por eso que me limitaré a decir lo que siempre he dicho:

"México es un país de primer mundo, el problema es que está lleno de gente tercermundista."
(Sí, me incluyo.)

Como sea, hoy todos brindan por una historia llena de baches y hoyos enormes. Hoy todos gritan "¡Viva México!" aunque mañana se olviden de su patria y esperen con ansias el próximo partido de 'la selección' para volver a recordarla. Hoy nadie es congruente y todos se olvidan de sus quejas... et-cé-te-ra.

Pero bueno, hoy no pretendo ser (más) amargado. Por eso aprovecho para decir que lo que más me gusta de fechas como ésta, es el hecho de que...

Hoy todos semos lo que odiamos: hoy semos mexicanos.

Y sí... Hoy más que nunca gritemos "¡Viva México!": porque el país se nos está muriendo. ¡Salud!

P.D.: Les dije que andaba existencialista. ¿Ya vieron el nuevo template del blog? ¿Quedó chulo? Gracias. Los quiero... dando el grito.

"La venida del Señor"

Últimamente he andado reflexivo y existencialista. Lo que me ha llevado a pensar en religión y en la existencia de Dios.

Para hacer un análisis más riguroso, partí del punto de que Dios EXISTE. Había digerido ya varios temas hasta que llegué a uno en especial...

¿Alguna vez han pensado seriamente en "La venida del Señor"? Yo tampoco, lo intenté pero no pude. He aquí mis razones:
  • Me dio miedo.
  • Me dio asco.
  • Me volvió a dar asco.
  • Me imaginé una porno con ese título. (¿O ya existe?)
En fin, a pesar de la gran cantidad de pensamientos derivativos que cruzaron por mi mente, llegué a una conclusión simple y absurda (como todo lo que se puede leer en este blog) sobre el porqué no nos ha llegado la venida del señor:

Es incapaz de excitarse con el nivel de asquerosidad que le viene manejando su creación (nosotros).

Aunque dicen que llegará cuando el mundo esté hecho más mierda de lo que ya está. Lo que me lleva a pensar que tal vez Dios sea practicante la coprofilia o la necrofilia.

Pero bueno, aquí no ha pasado nada. Semos ignorantes, semos felices.

P.D.: Siéntanse libres de excomulgarme. Me declaro "marxista guadalupano". Los quiero... orando.

Mentiras disfrutables...

I
Todo el mundo dice que odia las mentiras, aunque lo único cierto es que todo el mundo miente... Todos en algún momento hemos dicho que preferimos la verdad —"por más fuerte que sea"— más que cualquier cosa: MISGÜEVOSPARDOSQUÉ.

II
Películas, libros, música, pinturas, televisión, internet... Nombren cualquier tipo de cosa que sea disfrutable y notarán que todas tienen algo en común: SON MENTIRAS BIEN HECHAS.

Sí, sí, ya sé que me van a decir que son cosas muy diferentes, pero la verdad es que todos nos refugiamos en ellas cuando nuestra realidad se ha invadido de verdades "fuertes" y culeras.

¿No? Mienten. 

No estoy hablando de que evitemos la realidad definitivamente, hablo de que nos refugiamos mientras conseguimos el valor para salir y enfrentar el pedo.

III
"El amor" merece mención aparte por ser la mentira de la mentira de la mentira... y ya. Aquí cada quien sabe que miente, pero se niega a aceptarlo; por eso es que "duele" tanto cuando la verdad les cae de chingadazo. Dicha verdad no es más que el "Chingadamadre, siempre lo supe. No lo vuelvo a hacer..." y entonces el especimen recurre al punto II.

Algunos ejemplos de cuando uno podría recurrir al punto II: cuando uno cree que es realmente bueno en lo que hace y se encuentra con alguien que lo hace mucho mejor; cuando uno obtiene lo que tanto buscaba y ya no lo quiere;  cuando llega un hermano menor; cuando los charolastras dejaron de hablarse; et-cé-te-ra.

IV
—¿Seguro que eres capaz de ser fiel?
—Seguro.
—¿Prometes serme fiel?
—Lo prometo.

...

—¿Por qué lo hiciste?
—No sé.
—Pero... me habías prometido lo contrario.
—Lo sé.
—¿Y ahora?
—Tú sabrás.

...

—Está bien buena esta película. Deberías checarla.
—¿Y Julián?
—No sé, hace dos días que terminamos.


-------------------------------------------------

¿Se entendió? Eso espero.

P.D.: El punto IV fue meramente ilustrativo, lo juro. Los quiero... disfrutando las mentiras.

Inflamado...

Por si no estaban informados, hace como 3 semanas me salió una de las "muelas del juicio" y, como era de esperarse, le hizo bastante justicia a su chingado nombre.

No me dolía tanto, pero sí era demasiado molesta: al final del día ya me dolía la cabeza y el pómulo derecho. En fin, fui al dentista, vieron mis placas y resultó ser que tenía un bonito desvergue, por lo que era necesario extraerlas todas (sí, las cuatro de un putazo).

Sobra decir que siempre me ha dado un chingo de cús-cús todo lo relacionado con dentistas/médicos/hospitales/etcétera... Y no precisamente por miedo al dolor, es más bien por el temor a los errores que éstos podrían tener: equipo no esterelizado, cortar donde no es, despertar sin un riñón, pescar una infección mortal, etcétera.

Pero bueno, este miércoles fueron retiradas todas sin mayor problema y hoy traigo un look bastante chingón —si trabajara en algún tipo de serie cómica, claro está—: Soy una mezcla entre Quagmire, Jabba the Hutt y Orson Welles. A veces uno y a veces otro según la hora.

En fin, les aviso porque espero que su buen corazón les permita enviarme litros de nieve y hartas cajas de analgésicos.

Mientras llegan sus donaciones, me retiro a jugar Zelda: Ocarina of Time* y a seguir aguantándome el hambre.

*Sí, me sigue pareciendo el mejor juego EVER, güeysss.

P.D.: Más al rato un post decente. Los quiero... inflamados.

"Somos dos, dos enamorados..."

Últimamente he deambulado por las calles y no he podido evitar notar la epidemia de enamorados que está atacando la ciudad. He visto parejas de todo tipo:

1) Donde él y ella son "atractivos".
2) Donde uno es feo y la otra es guapa. (Y viceversa.)
3) Donde él y ella son feos. (O gordos.)
4) Jotos no he visto. (O sea, sí, un chingo... pero no "de novios".)

Como siempre, en mi labor de "observador social", no pude evitar comparar a éstos con aquéllos. He aquí lo que noté —trataré de ser conciso—:

1) Cuando ambos miembros son atractivos: Se nota la seguridad en ambos. Es difícil ver a este tipo de especímenes acarameladitos, esto se debe a que ambos están acostumbrados a no acostumbrarse a nadie.

2) Cuando uno es feo y la otra es guapa*: Se nota inseguridad en el feo y la culerez de la bonita. En este tipo de casos, es fácil ver al feo encima de la guapa la mayoría del tiempo; la asfixia, necesita marcar territorio a la vista de todos. Es decir, el feo cuida a su vieja de cualquier tipo que se atreva a dirigir una mirada lasciva hacia las nalgas de su mujer; mientras que ella no escatima en coquetear con cualquier especímen más galán que su feíto. Él podrá reclamar, pero ella lo calmará diciendo "no seas tontito, sólo te quiero a tí".

3) Cuando ambos son feos**: Se nota seguridad cínica en ambos. Es fácil ver a este tipo de especímenes MUY acarameladitos, esto se debe a que ambos llevaban bastante tiempo acumulando sus caricias y besos para cuando alguien los supiera valorar —es decir, es muy probable que nunca antes hayan tenido novia(o) y estén liberando su urgencia—. ¿Pero, qué es la "seguridad cínica"? Con un ejemplo quedará claro: sucede cuando tanto el feo como la fea se sabrosean y le coquetean cínicamente a cualquier especímen más "atractivo" que su mounstrito, con la seguridad de que el otro no se enojará. Después de todo: ¿Quién va a querer a un feo más que otro feo?

Sí, sí: también están aquellas parejas en donde ninguno de los dos es nimuymuy-nitantan, pero en ese caso su comportamiento no es constante; podrían encajar con el comportamiento de cualquiera de los tipos anteriores o ser una mezcla de todos.

Sobra decir que las únicas parejas que realmente reflejan felicidad y armonía, son aquellas que están conformadas por feos. Es decir, uno realmente les cree que estén enamorados y que durarán mucho tiempo juntos. Es por eso que hoy comienzo a creer que, sí, el amor existe... nomás entre gente fea.

Sí, ARDO de envidia. (Tómenla, les he cebado el comentario.)

*Supongo que funciona de la misma manera cuando es en viceversa.
**O gordos.

P.D.: ¿Qué yo quién soy? Soy esto. Los quiero... enamorando gente fea.

Los amorosos NO callan...

Existe un tipo de fauna humana que —a pesar de que tienen un funcionamiento simple y predecible— nunca he logrado descifrar del todo. Se les puede encontrar en gran cantidad de lugares, pero sobre todo en plazas, cines, parques, y cualquier otro sitio público "entretenido"... Sí, me refiero a "los enamorados".

Podría escribir sobre los distintos tipos de conductas raras que tienen estos seres tan extrañamente comunes, pero eso se traduciría en un post kilométrico y aburrido. Es por eso que hoy me limitaré a hablar sobre la manera más sencilla —y evidente— que tienen estas personas para reflejar su estupidez: sus apelativos.

Pueden llamarme amargado/mamón/comoquieran, pero yo nunca he permitido que me digan "mi amor" o algún tipo de estupidez semejante —aunque acepto que he aceptado uno que otro apodo original y nada cursi—. Y es que: ¿Es realmente necesario usar apodos cursis y bobos para demostrar el amor que uno siente hacia la otra persona? NEL.

Usar apelativos —en cualquiera de sus variaciones— del tipo: mi amor, mi vida, mi cielo, cosa, pelusa, bebé, nena, nene, princesa, piojo, osito, amorshi, vidita, gordo, peshosho, flaquito, flaca, bombón, corazón,  etcétera*... (Sí, se que hay unas más ridículas, pero no me atreví a ponerlas.)

 Usar alguna de las palabras arriba mencionadas, me parece más una ofensa que un cumplido. He aquí mis razones (las que recuerdo):

1) No son nada originales.
2) Te hacen parecer (más) estúpido.
3) Lo mismo te lo pueden decir a tí que a cualquier otra persona.

Asimismo, creo que según el tipo de apelativo que es usado, podemos definir en tipo de idiota persona que lo está aplicando... Sí, todos son pendejos por regla general, pero hay divisiones: van desde el pendejo muy cursi hasta el pendejo que quiere parecer gracioso, pasando por el pendejo que quiere sentirse original. Aunque si por mí fuera, los dejaría a todos en la categoría de pendejos y me ahorraría el esfuerzo; pero no puedo, soy demasiado meticuloso a la hora de criticar a las personas. Aún así, les daré el privilegio de que ustedes clasifiquen a sus pendejos cursis según su criterio.

En fin, lo que propongo es que se dejen de mamadas. El hablar como tarado no los hará reflejar más amor del que presumen sentir.

Yo por ahora los dejo con mi teoría de siempre:

Funciona más un sabrosa que un mi amor.

¿Lo van a negar?...
Sí, sí: Es poco original y lo mismo se le dice a una que a otra, pero no me parece que me haga ver estúpido. ¿Ya entendieron? Bien, no me deben nada.

*Me costó mucho trabajo escribir tanto apodo, sentía que me desmayaba del asco; todo sea por ustedes, queridos lectores. ¿Que cómo es que sé tantos? Algunos los recordé y otros salieron de una encuesta harto seria.

P.D.: Pueden decirme "ya te quiero ver...", y yo les diré "¡misguevosqué!". Los quiero... sin apodos cursis.