Reorganización

Escrito por el 12 de abril de 2011

Los rituales y costumbres fueron inventados por el hombre como terapia contra los impulsos. Y qué imbéciles, la verdad; matar la espontaneidad e intentar domar cavernícolas ha sido una muy mala decisión. A esa estúpida terapia le debemos la interacción social a cambio de sexo (y de cualquier cosa menos importante que la mencionada). A esa estúpida terapia le debemos las miradas extrañas cuando uno se atreve a caminar en dirección opuesta a la del resto. De ahí que nadie entienda (ni agradezca) el nivel de rebeldía que manejan las putas (sea por la razón que sea). De ahí que duelan los nudillos cada vez que soltamos un golpe. De ahí que nazca el odio cuando uno ríe mientras los demás lloran. Culpo al civismo de causar frustración y de ser un asesino silencioso.

No se trata de crear una sociedad anárquica y caótica, se trata de que entiendan lo que quiero decir.

8 Comentarios

  1. No sé, Mole, se me ocurre que por alguna razón el cerebro ha seguido desarrollándose mientras el pito se ha mantenido igual desde eras cenozoicas. Muchas cosas muy chidas han sido productos de ataques de neurosis, como... mh.. las camisas de fuerza y las paredes acolchadas. O la mayoría de las novelas que valen la pena leer.

    ResponderEliminar
  2. Tengo la sospecha de que aún sin represiones de rituales y costumbres, no seríamos felices.
    Nos quejaríamos de la falta de límites.

    ResponderEliminar
  3. Ahí está el detalle, chato.

    ResponderEliminar
  4. Este puto mundo está lleno de locos reprimidos... eeeww.

    ResponderEliminar
  5. apenas te leo y ya tengo ganas de ti.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Amé el término de "asesino silencioso".

    como siempre postitos muy disfrutables!

    ResponderEliminar
  7. A veces, ese control de los impulsos fue necesario para evolucionar.

    Perounossísepasarondeverga

    ResponderEliminar

Su opinión es muy importante para mi ego.

NOTA: Debido al spam, se moderan los comentarios en entradas antiguas.