Siempre es tarde

Escrito por el 28 de enero de 2012

A estas alturas ya no es novedad confesar que nunca he sido bueno en asuntos del querer. Aún así, sigo sorprendiéndome cada vez que vuelvo a comprobar lo poco apto que resulto para las relaciones, y lo peor es que no me preocupa tanto como se supone que debería (según la gente que me rodea). Me vale un poco verga, pues. 

Esta semana me terminó de mandar a la chingada una persona demasiado importante para mí. Sus argumentos: mi egoísmo y mi incapacidad para demostrar nada. Y tiene razón. Me habría gustado gritarle que no se fuera, que todo iba a estar bien, pero al final los güevos hacen lo que consideran mejor, supongo. Adiós. Y es que resulta que sí quiero a la gente, pero nunca más que a mí. Tengo la soledad mal proporcionada, digamos (toda es para mí y no sé compartirla); no sé mantener a las personas conmigo, me da por pensar que cualquier gesto amable es suficiente. Y resulta que no. Y qué pena, porque no sé dar más.

Hoy vienen a mi mente los recuerdos que fueron y que no serán con ella. Me pregunto sobre el cómo habría sido la cosa si no le tuviera miedo al compromiso o si nomás se me quitara lo mamón, o si pudiera arreglar cualquiera de esas cosas que ella piensa que hago adrede. Pero ya pa' qué. Después de todo, tampoco se puede ignorar lo molesto que resulta que la gente no comprenda el esfuerzo que cuesta demostrar eso que les parece tan poquito (pero que para uno es muchísimo).

Pienso y bebo. Bebo más y luego intento pensar de nuevo, pero hasta ahora sólo viene a mi cabeza una frase que me dijeron hace tiempo: 
Tú no sabes querer. No puedes querer a nadie que no sea tú.
Entonces reí y me burlé de lo absurda que parecía esa declaración; hoy descubro que ni con alcohol puedo seguir ignorando lo mucho que disfruto haciéndome pendejo.

Para decir que no me preocupa, resulta que ya me contradije y parece que al final sí me preocupa no saber conservar a la gente. Aquí debo aclarar que no sufro, sólo intento descifrar por qué alguien pensaría que soy un culerodemierda cuando, según yo, nunca he sido malo con ella. Me intriga mucho saber cómo es posible lastimar tanto (según sus palabras) sin la intención de hacerlo. "Dios me construyó sin instructivo", concluyo nomás para dejar de estar chingando. 

Lo peor es que ya es muy tarde —siempre es tarde— para averiguar nada, seguro lo descubriré en la siguiente relación que eche a perder. O en la que sigue. O tras mi decimonoveno divorcio, qué se yo. Menos mal que hace mucho aprendí a estar solo, porque parece que la respuesta milagrosa que necesito tardará mucho en llegar.

En fin, mientras todo pasa, acaricio la idea de viajar en un barco a la deriva nomás para comprobar que de todos modos llegamos a donde queremos llegar. Aunque lo más seguro es que quién sabe.

--------

Sí, yo también creo que tanto whisky barato me está haciendo daño. "Pero qué le voy a hacer".

P.D.: Escribí una mitad borracho y otra mitad sobrio. Bendito exhibicionismo.

10 Comentarios

  1. Yeih. Lovin' it.

    No se agüite, hombre. La vigésima vez que te cases será la vencida.
    Segurísimo.

    Además, las personas egoístas tienen el don de no andarse regalando en cada relación. Eso es administración personal y no mamadas.

    ResponderEliminar
  2. Dicen, que uno siempre debe ser un poco envidioso y ver por sí mismo o de lo contrario, vivirá sufriendo. Aquellos que dan su corazón a la primera persona y se entregan, pierden... muchos se irán por la idea de que si quieres a alguien te debes entregar y blah, blah, blah. Yo opino que siempre debemos de guardar un poco más de amor para nosotros mismos ¿quién nos va a querer más de lo que nos queremos?

    Al final quien te quiera te va a querer tal cual seas. Incluyendo si te amas más tú mismo.

    Linda contradicción ¿no?

    ResponderEliminar
  3. *el irresistible vicio de guardarse la soledad enterita para uno mismo.

    ResponderEliminar
  4. Me pasa que tampoco se como dejar fluir mis sentimientos hacia la otra persona, no es que no lo tenga pero simplemente es parte de mi. Tal vez hay que dejarse sobrellevar un poco pero tambien es importante conocerte tal cual eres eso implica que cuando conozcas a la persona ideal comprenderas porque no funciono de igual forma con las demas.chingesumadre.!

    ResponderEliminar
  5. Me late tu forma de expresaste, y ntp (c que no) pero todo pasa por algo en un tiempo de experimentación y complejidad de pensamiento, daaaa es mucha mamada! Chidote y buena vibra!

    ResponderEliminar
  6. No es egoísmo, necesitamos algo para nosotros por que si un día te quedas sin nada, no vas a tener con que pelear.

    Y el que quiere mas de lo que se quiere, no se quiere.
    Ay, Miguel.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo6/3/12 17:03

    Pues yo he recibido con tu texto una implacable clase de administración personal, como dice Mar.

    A-MO tu manera de expresarte.

    Noemi

    ResponderEliminar
  8. mmm....siempre hay alguien que te hace dejar atrás tus viejos y horribles hábitos de egoísmo o que te atrapa en el amor y te hace pagar cada una de tus culeradas, en fin....pa todos hay y a todos se les reparte.
    :D

    ResponderEliminar
  9. Si eres de los míos, ya para ahorita se te olvidó lo que sentías en enero.

    Aquí en confianza, yo tengo una severa adicción a la soledad y me siento muy ofendida cuando quieren quitármela. Me hago pendeja un rato, así como que no me importa, pero eventualmente termino reclamando mi soledad. Y entonces vienen los "pinche vieja," "es una perra," "está loca," "pinche bipolar." Siempre lo mismo. Y siempre soy más feliz sola (excepto una vez).

    Y la neta no sé si de verdad es porque prefiero estar sola o porque ninguno me parece suficiente o porque me aburro de las personas.

    O porque soy bipolar medicada.

    I.D.

    ResponderEliminar

Su opinión es muy importante para mi ego.

NOTA: Debido al spam, se moderan los comentarios en entradas antiguas.